El cinocuill o gusano elotero es uno de los insectos más frecuentados por el paladar de los mexicanos, a decir de la revista  Conocer .
El cinocuill o gusano elotero es uno de los insectos más frecuentados por el paladar de los mexicanos, a decir de la revista Conocer . (Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL. )

TOLUCA, Méx., enero 20 (EL UNIVERSAL).- El estado de México es una de las entidades donde existe un mayor consumo de insectos, tal y como lo muestran textos publicados en la revista "Conocer" e investigaciones realizadas por la UNAM, en los cuales hablan acerca de las propiedades vitamínicas de éstos, así como las entidades en donde se comen en mayor proporción y los modos de preparación.

A continuación se presenta un listado con 8 de los insectos más frecuentados por los paladares mexiquenses:

Cinocuilles

Los cinocuilles, también llamados gusanos eloteros, principalmente son encontrados por los campesinos en el maíz de cacahuazintle.

Después de detectar a los cinocuilles, los hombres de campo juntan los gusanos dentro de un bule que tapan con un elote, los tuestan en el comal y posteriormente los comen en tacos. Su sabor es similar al del elote.

Este peculiar alimento se puede encontrar en todas las regiones maiceras del estado de México, pero principalmente es comercializado en Calimaya, Zinacantepec y Almoloya de Juárez.

Ahuahutle y Axayácatl

Es el nombre genérico con el que se conocen seis especies de hemiptera de las zonas lacustres del Valle de México. El insecto se utiliza como alimento desde la época prehispánica, así como su hueva, llamada ahuautle o ahuahutle y que recibe el sobrenombre de "caviar mexicano".


Advertisement

El insecto se pesca con red y se procede a su tueste antes de comerlo. La ahuautle se obtiene colocando en la orilla de los lagos unos tules donde el axayácatl deja sus huevos, que posteriormente se orean, tuestan y secan. Ambos alimentos son muy ricos en proteínas.

El axayácatl se consume tostado, mientras que la ahuautle se suele preparar en tortas rebozadas en huevo y fritas, pero también se puede llegar a encontrar en tamales o mixiotes.

Los acociles son comidos entre los mexiquenses principalmente en taco y pueden ser acompañados por aguacate, pápalo, cebolla y chile manzano. EGV.
Los acociles son comidos entre los mexiquenses principalmente en taco y pueden ser acompañados por aguacate, pápalo, cebolla y chile manzano. EGV. (Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL. )

Puede ser conseguidos en el Lago de Texcoco, Laguna de Zumpango, Atlacomulco, San Pedro de los Baños, Ecatepec y Tlachaloya.

Acociles

Estos insectos pueden ser encontrados bajo las piedras localizadas en las orillas de los lagos, ríos, lagunas o estanques.

Cuando se pescan son de color negro, después se lavan, se escurren y se guisan en una cacerola, estado en el que abandonan el color negro por un llamativo rojo, el cual los hace asemejarse a los camarones.

Comúnmente son consumidos en tacos, acompañados de una rodaja de aguacate, pápalo, cebolla y chile manzano, aunque también pueden ser cocinados rellenos de huevo.

Los acociles pueden ser adquiridos en los mercados de la ciudad de Toluca y su costo es cercano a los 15 pesos por medida.

Jumiles

Son una especie de chinche de monte que se desarrolla sobre los tallos y entre las hojas secas de los encinos pequeños. Abundan durante la temporada otoño-invierno, en los meses de noviembre a febrero y desaparecen con las primeras lluvias.

Se pueden comer asados al comal con limón y sal o en salsa de tomate y en chile guajillo, así como también pueden molerse tostados con chile seco. Algunas personas gustan de sumergirlos vivos en tequila para enseguida masticarlos con el sabor del agave.

Los jumiles pueden adquirirse en diversos mercados del sur de la entidad, principalmente los domingos en Ixtapan de la Sal y los lunes en Tonatico.

Los chapulines constituyen uno de los platillos prehispánicos más populares en México, pueden ser comidos asados, hervidos o vivos con limón, sal y chile.
Los chapulines constituyen uno de los platillos prehispánicos más populares en México, pueden ser comidos asados, hervidos o vivos con limón, sal y chile. (Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL. )

Chapulines

Hay diversos tipos de chapulines, sin embargo, los más comunes son los más pequeños que se producen en la alfalfa y los grandes que se producen en la milpa. Su recolección se hace manual con un tenate o cesto de palma o con redes fijas de varas de carrizo.

Se acostumbra dejarlos toda la noche en una olla en la que se colocan hojas de milpa y de calabaza o hierbas olorosas para se limpien por dentro y no sepan amargos. Después se enjuagan y se arrojan vivos en agua hirviendo con sal; se escurren y se venden.

Son recolectados en Chalco, Temamatla, Tezompa, Aculco, Texcatitlán, Almoloya de Alquisiras, Jilotepec, Toluca, entre otros lugares.

Chicatana

Es una especie de hormiga grande y con alas, que se encuentra durante la temporada de lluvias, se cocina asada y sólo se come el abdomen con limón y chile.

Es un platillo que suele ser desgustado en varios países, sin embargo, en México se tiene la costumbre de comerlo asado, frito, en botana, en salsa picante, en salse de tomate, con guaje y sazonado con sal y limón, habiendo algunas regiones en donde se hace mayor hincapié en el consumo de la hormiga reina.

Las chicatanas pueden ser encontradas en San Francisco Chimalpa, Aculco, San Miguel y Tenancingo.

Avispa negra

De estos insectos son comestibles la miel y las larvas, las cuales pueden ser consumidas directamente, asadas con sal, en quesadillas, guisadas, como botana, en salsa o fritas con sal y limón.

Es una alimento de alto contenido proteico y puede ser consumido en Villa de Allende, Acambay, Arroyo Zarco, Acuitlalpico, Donato Guerra y Tenancingo.