Nueva York, 7 mar (EFE).- Un jefe en el barrio de Queens (Nueva York) de la Mara Salvatrucha, la pandilla salvadoreña que opera en Centroamérica y varias ciudades de EE.UU., se declaró hoy culpable y será condenado a treinta años de cárcel, informó hoy la Fiscalía.

Héctor Alemán Lemos, alias "Diablito", de 32 años, un exlíder de la banda conocida también como "MS-13", negoció con las autoridades el declararse culpable de dos delitos de extorsión y conspiración para cometer asesinato, detalló la Fiscalía federal del Distrito Este.

El acuerdo de culpabilidad fue presentado hoy ante el juez de distrito Nicholas Garaufis, en un tribunal de Brooklyn, según anunció en un comunicado la fiscal federal del Distrito Este de Nueva York, Loretta Lynch.

Según la acusación, Alemán Lemos era el líder de una banda de pandilleros que cometió una serie de crímenes violentos, incluido asesinato, conspiración para cometer asesinato e intento de asesinato, en el barrio de Flushing (Queens).

Las autoridades acusaron a "Diablito" por el asesinato de John Halley, de 25 años, a quien confundió con el miembro de otra banda rival cuando le pegó un tiro en una calle de la ciudad de Yonkers, a las afueras de Nueva York.

Con la condena de Alemán, la Fiscalía federal del Distrito Este de Nueva York suma ya 120 declaraciones de culpabilidad en la última década de miembros de esta peligrosa banda de pandilleros que nació en El Salvador.


Advertisement

"Lemos era el líder de una banda que convirtió nuestras calles en escenarios de tiroteos y que acabó con la vida de peatones inocentes en su intento por tomar el control de las calles", dijo la fiscal Lynch al anunciar la sentencia.

Tras agradecer la colaboración de la policía de Yonkers, la fiscal reiteró que su oficina seguirá trabajando sin descanso para perseguir a las miembros de estas bandas hasta lograr desmantelar sus operaciones.

El Tesoro estadounidense incluyó el año pasado en su lista negra a la Mara Salvatrucha por sus vínculos con "graves" actividades delictivas trasnacionales como asesinatos, tráfico de drogas y personas y crimen organizado.

La MS-13 cuenta con al menos 30.000 miembros, de los cuales al menos 8.000 miembros operan en EE.UU. en más de 40 estados y en el Distrito de Columbia, y es considerada una de las pandillas más peligrosas y de mayor crecimiento en el mundo. EFE