CIUDAD DE MÉXICO, octubre 2 (EL UNIVERSAL).- Este 2 de octubre, 48 años después de lo sucedido en Tlatelolco, murió en su casa de Guadalajara, el escritor y activista Luis González de Alba, autor de Los días y los años, libro fundamental para entender los hechos de aquel día, de los cuales fue protagonista.

González de Alba fue uno de los dirigentes del Movimiento Estudiantil del 68; fue detenido el 2 de octubre en Tlatelolco y a partir de ello escribió Los días y los años en la cárcel de Lecumberri, donde estuvo preso dos años.

El narrador, poeta y periodista falleció a las 12 horas en su casa de la colonia Arcos Sur. Según informes de la Fiscalía, no se conocen las causas del deceso. Sin embargo, en su cuenta de Twitter, la escritora Ángeles Mastretta afirmó: "No, no la han dicho. Pero sabiendo quién era, creo que Luis González de Alba se quitó la vida, bárbaramente libre, de la que fue dueño cabal".

El escritor Héctor Aguilar Camín tuiteó: "Se ha quitado la vida Luis González de Alba, uno de los hombres más libres de México. El último acto de su salvaje libertad".

González de Alba nació en el municipio de Charca, San Luis Potosí, el 6 de marzo de 1944. Creció en Guadalajara y se trasladó a la Ciudad de México para estudiar sicología en la UNAM.

Durante el Movimiento del 68 fue representante de la Facultad de Filosofía y Letras ante el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

Periodista, político, divulgador de la ciencia y activista por la diversidad sexual, González de Alba junto con Carlos Monsiváis y la directora teatral Nancy Contreras publicó en 1975, en la revista Siempre!, el primer manifiesto en defensa de los homosexuales.


Advertisement

Los días y los años (Ediciones Era) muestra el conflicto entre los estudiantes y el Estado como se produjo en 1968. Es una obra confrontadora que analiza distintas visiones sobre los hechos y que pasó a la historia como la primera sobre el movimiento estudiantil. En una entrevista para EL UNIVERSAL en 2013, expresó: "El 2 de octubre no define el Movimiento del 68".

Publicó libros de poesía, ensayo, cuento y periodismo. Reconocido en 1997 con el Premio Nacional de Periodismo por su labor como divulgador de la ciencia, González de Alba escribió en Milenio, y las revistas Siempre!, Nexos y Letras Libres.

En su último tuit, la mañana de este domingo, compartió una fotografía de su juventud y un Salmo que dice: "No me abandones: Isla de Poros, Grecia, desde Villa Nikki. Yo esperándote en Poros. No me abandones. Salmo de David". Poco antes había publicado otro Salmo y también la frase: "Ábreme los brazos, cabroncito. No me abandones".

El escritor David Huerta expresó: "Después de terminar de ver -por quinta o sexta vez- el testimonio cinematográfico Memorial de Tlatelolco, de Nicolás Echevarría y Sergio Raúl Arroyo, recibo de una voz amiga la noticia de la muerte de Luis González de Alba. En la película aparece González de Alba en varias ocasiones para ofrecer sus testimonios, es impresionante lo que cuenta sobre lo ocurrido en la terraza del Edificio Chihuahua, donde él se encontraba con otros líderes del Consejo Nacional de Huelga el 2 de octubre de 1968".

"Su liderazgo universitario en ese año y su libro, diáfano y bien escrito, titulado Los días y los años, son lo que de él conservaré, siempre, en el corazón y en la memoria. Hace unas pocas semanas de este mismo año murió Roberto Escudero, el otro líder notorio de la Facultad de Filosofía. La muerte de González de Alba este domingo 2 de octubre al mediodía no puede ser más significativa y conmovedora", agregó.

Héctor de Mauleón expresó en Twitter: "Adiós, Luis González de Alba. Tenía que ser un 2 de octubre".

El presidente Enrique Peña Nieto a través de Twitter manifestó: "Lamento el fallecimiento del escritor y periodista Luis González de Alba. Mis condolencias para sus familiares y amigos". "Escritor, militante, periodista; protagonista de la vida nacional. Lamento el deceso de Luis González de Alba", indicó, por su parte, el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa.

González de Alba fue crítico de líderes del Movimiento y de Elena Poniatowska, a quien demandó por tergiversar fragmentos de su libro. (Con información de Raúl Torres, corresponsal)