Miami, 4 oct (EFEUSA).- Los Canarios de Michoacán presentan su nuevo disco "Se que piensas en mi", hecho con el mismo espíritu innovador que les llevó a incorporar el arpa a sus composiciones y un contenido variado de canciones de amor y desamor y lo que, en una entrevista con Efe, definieron como "corridos light".

Además, traen dos nuevos integrantes y la determinación de ofrecer al público material que nunca sea rechazado en ninguna parte.

"A propósito decidimos no meternos en ese tipo de temas. No decimos que nunca haremos un narcocorrido, pero hemos tratado de mantener nuestra música agradable", dijo Tony Caldera, uno de los fundadores y compositores de la agrupación.

"Canarios es un grupo que pueden escuchar los niños, los papás y queremos que nuestra música se pueda tocar en todas partes", agregó el músico, que además toca el bajo sexto y es la segunda voz.

"Todas las canciones son medio románticas aunque sean rancheritas, hablan de amor y desamor", detalló Raúl Nava, el otro fundador, compositor del grupo e intérprete de la icónica arpa de los Canarios de Michoacán.

En "Sé que piensas en mí", los Canarios también tocan temas de la vida cotidiana, indicó Nava. "De lo que nos gusta hacer: ir a bailar, manejar 'trocas' (camionetas), andar de fiesta. Nada malo", detalló Raúl Nava, quien además toca el violín y hace la primera voz.


Advertisement

"De eso se tratan los corridos, pero son más 'light'", subrayó, buscando hacer diferencia entre la música de su grupo, con las cada vez más criticadas canciones que hablan de la vida ostentosa y llena de violencia de los que viven en el mundo del narcotráfico.

"Cada vez hay más sitios donde se dice esto no se puede tocar", dijo Caldera en referencia a las canciones que hablan de la violencia. Son temas de cosas que pasan, pero "nosotros tratamos de no promoverlo, para que el problema no siga creciendo tan rápido, o que no se agigante", manifestó.

Gracias a esta decisión no han tenido problemas a la hora de organizar su actual gira por Estados Unidos, que incluye los estados de Carolina del Norte, Florida, Luisiana, Georgia y Texas.

Nava y Caldera son los padres fundadores del grupo, que nació en la ciudad estadounidense de Pasco, en el estado noroccidental de Washington en 1999. Luego se incorporaron Valentín Castillo en la batería y José Javier Barajas en el bajo eléctrico.

Desde entonces han ido sumando integrantes e instrumentos musicales. En "Sé que piensas en mí", el sexto álbum de la agrupación, se están estrenando Heath Milanez como primera voz y acordeón y Julio Serratos en el teclado.

El disco trae 12 canciones en las que se escuchan el arpa, bajo, acordeón, bajo sexto, batería, bajo eléctrico, tuba y teclados.

La mayoría de los temas son originales, pero también hay un medley de los famosas canciones "Pacas de a kilo", "Contrabando y traición", "Los dos plebes", de los Tigres del Norte, y "Sangre Caliente", de Vicente Fernández.

Además, incluye una colaboración con la agrupación Voz de Mando en "El Chavalón".

El primer sencillo, "Sé que piensas en mí", alcanzó el número cinco en la lista de ventas de música regional mexicana en iTunes y se colocó entre las 30 canciones del género más populares, según la organización Billboard.

Para Nava, detrás del éxito de Canarios, plasmado en cinco nominaciones a los Premios Billboard y una a los Latin Grammy, hay mucho trabajo y el ser un grupo que ha nacido en Estados Unidos, donde la mezcla entre diferentes orígenes les ha inspirado a nunca dejar de integrar elementos nuevos.

"Cuando mezclas las culturas y la música no tienes frontera", indicó. También reconocen que la variedad de sus instrumentos les ayuda a diferenciarse, a ampliar su público y a desafiar estereotipos.

"Hay mucha gente 'americana" (estadounidense) que cuando ven a cualquiera que habla español dice: 'mexicanos'. Y que cuando decimos que somos músicos nos dicen 'mariachis", dijo el baterista Castillo. "Pero se van dando cuenta de que los latinos tenemos mucha variedad y mucho que ofrecer", agregó.

Así mismo, dicen que cada vez se diversifica su audiencia. Cada vez encuentran más centroamericanos en sus conciertos y quisieran capturar la atención del público de Venezuela y Colombia, donde saben que también hay música folclórica que incluye el arpa.

Sin embargo, su mayor sueño es llegar a Chile. Caldera aseguró que "allí hay otras bandas que tocan nuestra música, pero nunca hemos sonado nosotros. Sería increíble tocar allí". EFEUSA

AC/ar