Washington, 5 oct (EFEUSA).- Estados Unidos condenó hoy un nuevo plan del Gobierno israelí para crear 300 viviendas más en la Cisjordania ocupada, y advirtió que Israel debe elegir "entre expandir los asentamientos y preservar la posibilidad de una solución pacífica de dos Estados" con los palestinos.

En un duro comunicado, el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, condenó "rotundamente la reciente decisión del Gobierno israelí de impulsar un plan que crearía un nuevo asentamiento de tamaño notable en medio de Cisjordania".

"Seguir adelante con este nuevo asentamiento, que podría incluir hasta 300 viviendas, dañará aún más las perspectivas de una solución de dos Estados", aseguró Toner.

"Tarde o temprano, los israelíes deberán decidir entre expandir los asentamientos y preservar la posibilidad de una solución pacífica de dos Estados", advirtió.

Según el diario israelí Haaretz, las autoridades israelíes aprobaron la semana pasada un plan para la construcción de 98 viviendas -con la posibilidad de expandirlo hasta 300- en un nuevo asentamiento situado junto al de Shvut Rachel, para reubicar a los colonos judíos desalojados de otro asentamiento, el de Amona.

A Estados Unidos le preocupa que "la localización de este asentamiento en las profundidades de Cisjordania, más cerca de Jordania que de Israel, conectará una serie de puestos que en la práctica dividen Cisjordania y hacen más remota la posibilidad de un Estado palestino viable", en palabras de Toner.


Advertisement

"La autorización retroactiva de colonias ilegales cercanas, o el rediseño de las fronteras de los asentamientos locales, no cambia el hecho de que esta aprobación contradice las declaraciones públicas previas del Gobierno de Israel de que no tenía intenciones de crear nuevos asentamientos", indicó el portavoz.

"Es muy preocupante, después de que Israel y EEUU concluyeran un acuerdo de asistencia militar sin precedentes, diseñado para fortalecer aún más la seguridad de Israel, que Israel tome una decisión tan contraria a sus intereses de seguridad a largo plazo como la resolución pacífica del conflicto con los palestinos", agregó.

A Estados Unidos le irritó especialmente que el plan se confirmara "mientras Israel y el mundo lloraban el fallecimiento del presidente Simón Peres", dado que es un proyecto que "minaría gravemente las perspectivas de una solución de dos Estados que él apoyó tan vehementemente", apuntó Toner.

"Proceder con este nuevo asentamiento es otro paso para cimentar una realidad de un solo Estado, de ocupación perpetua, que es fundamentalmente incoherente con el futuro de Israel como Estado judío y democrático", alertó el portavoz.

"Este tipo de pasos solo suscitarán condenas de la comunidad internacional, distanciarán a Israel de muchos de sus socios y cuestionarán aún más el compromiso de Israel de lograr una paz negociada", destacó.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró por su parte en su conferencia de prensa diaria que la decisión ha generado "decepción y profunda preocupación" en la Casa Blanca, porque hace "más difícil de alcanzar la solución" de dos Estados. EFEUSA