Chicago (IL), 7 oct (EFEUSA).- La movilización y registro de votantes para las elecciones de noviembre en Estados Unidos supera las expectativas de las organizaciones que han realizado campaña para demostrar en las urnas el poder político de los hispanos.

"Estamos muy cómodos y satisfechos con los números logrados", declaró hoy a Efe Ben Monterroso, de Mi Familia Vota, quien destacó los resultados obtenidos en estados que podrían definir el 8 de noviembre quién será el próximo ocupante de la Casa Blanca.

Los registros todavía están siendo tabulados, pero los nuevos votantes de Arizona, Texas, California, Florida, Nevada, Iowa, Colorado y Carolina del Norte, entre otros estados, permiten que los activistas sean optimistas.

Según adelantó Monterroso, Mi Familia Vota y otros siete grupos que integran la coalición One Arizona lograron incorporar este año a 133.000 latinos al padrón electoral de ese estado, casi el doble de la meta inicial de 75.000 nuevos votantes.

En el centro de la Florida superaron la meta de 30.000 registrados y los resultados también fueron positivos en Nevada y Colorado, aunque no se divulgaron números.

Voto Latino informó por su parte de que entre noviembre de 2015 y comienzos de este mes incorporó un poco más de 100.000 votantes en todo el país, y que su campaña continúa con el registro de unas 5.000 personas diarias, aunque no todos latinos.


Advertisement

Los cuatro estados donde lograron los mayores registros fueron Texas (20.483), California (13.394), Florida (10.565) y Carolina del Norte (6.297).

María Teresa Kumar, directora ejecutiva de Voto Latino, dijo que su grupo usa internet para el registro en línea y cuenta con la ayuda de decenas de socios en todo el país, entre blogueros independientes, actores y hasta Maná, la banda mexicana de rock.

El vicepresidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) en el Medio Oeste, Joe Enríquez Henry, dijo a Efe que su organización puso la mira en Iowa, uno de los estados clave (swing), donde el presidente Barack Obama ganó en 2012 con el 50.4 % de los votos.

"El voto latino fue crucial ese año y ahora es más importante, porque hay una gran cantidad de votantes blancos que apoyan a Donald Trump, a quien tenemos que detener a toda costa", señaló.

Los números preliminares indicaban 5.000 votantes registrados en Iowa.

El candidato presidencial republicano, con sus comentarios hirientes sobre los inmigrantes y los mexicanos, preocupa a los votantes latinos, pero también motiva a una comunidad que históricamente tiene números muy bajos de participación en las urnas.

"Es muy difícil que la comunidad no hable de política en estos días, todo cambió este año debido a la retórica de los candidatos en la campaña presidencial", dijo Monterroso.

Otros activistas, como César J. Blanco, del Latino Victory Fund, destacaron que la comunidad parece más interesada en la política, en particular los jóvenes que han participado en el proceso como voluntarios.

"Entienden que esta elección es muy importante y que una vez haya un ganador, todos tenemos que trabajar para que la comunidad sea relevante en el futuro", dijo a Efe.

En opinión de Monterroso, el 8 de noviembre señalará "un nuevo principio" y los votantes latinos enfrentarán dos futuros: "uno que nos regrese a los años 60, y otro que nos incluya y respete hacia adelante".

Jeff Parcher, del Centro para el Cambio Comunitario Acción (CCCAction), dijo que una vez finalizada la inscripción de los nuevos votantes en todo el país, habrá que redoblar los esfuerzos para aprovechar el voto temprano o por correo.

"Vamos a visitarlos a domicilio, los vamos a llamar por teléfono y a contactar por correo con información sobre los puestos de votación, y si es necesario los vamos a conducir a votar", declaró a Efe. EFEUSA