Una foto sin fecha publicado por la Oficina del Sheriff del Condado de Riverside del 9 octubre el año 2016 muestra al sospechoso John Felix de 26 años de
Una foto sin fecha publicado por la Oficina del Sheriff del Condado de Riverside del 9 octubre el año 2016 muestra al sospechoso John Felix de 26 años de edad,en California, EE.UU.. Félix, un residente de Palm Springs, fue tomado en custodia por dos cargos de asesinato contra un agente del orden público. Dos agentes, José Vega y Leslie Zerebny, estaban tratando de hacer contacto con el sujeto en su residencia después de recibir un informe de una perturbación familiar el domingo, 8 de octubre, en Palm Springs, cuando abrió fuego matando dos a oficiales e hiriendo a un tercero. (OFICINA DE EFE / EPA / CONDADO DE RIVERSIDE SHERIFF)

Los Ángeles, 12 oct (EFEUSA).- La Fiscalía de Distrito del condado Riverside en California formuló hoy cargos criminales contra un pandillero hispano por la muerte de dos policías en la localidad de Palm Springs.

El fiscal Mike Hestrin anunció hoy en rueda de prensa que su oficina presentó dos cargos de homicidio en primer grado con circunstancias agravantes contra John Félix Hernández, de 26 años.

Hestrin explicó que hay suficiente evidencia para que a los dos cargos de homicidio se agreguen las circunstancias agravantes de asesinato de un oficial de la policía y homicidio múltiple, lo que hace al hombre elegible para la pena de muerte.

Otros cargos adicionales contra el hispano incluyen tres cargos de intento de asesinato, posesión ilegal de un arma de asalto y de munición luego de haber sido declarado culpable de un delito grave, y posesión de material robado, en este caso un arma tipo AR-15.

El hispano había sido condenado previamente por actividades relacionadas pandillas, informó hoy Hestrin.

El hispano enfrenta cargos por la muerte de los oficiales José Gilbert Vega, un veterano con 35 años de servicio que se iba a jubilar el próximo diciembre, y Lesley Zerebny, de 27 años, con unos 18 meses de servicio y madre de una hija de cuatro meses.


Advertisement

Ambos oficiales respondieron a una llamada de emergencia por un altercado familiar en una residencia de Palm Springs y mientras negociaban con el detenido, este abrió fuego, acabó con la vida de los dos oficiales y dejó herido a un tercero, que se recupera satisfactoriamente.

Luego del ataque, Hernández se atrincheró en la vivienda lo que llevó a un equipo de operaciones especiales (SWAT) del condado Riverside a establecer un perímetro alrededor de la casa.

Doce horas después, el atacante emergió con las manos en alto, vestido con un chaleco antibalas y municiones de alto calibre, según el reporte de las autoridades.

Hernández permanece en la cárcel sin posibilidad de libertad condicional y la Fiscalía anunció que en aproximadamente tres semanas decidirá si busca la pena de muerte en su caso. EFEUSA