Este año, California tendrá en los comicios varias propuestas de leyes que buscarán el incremento de impuestos a nivel local.

Aunque si bien esta es una tendencia récord a nivel nacional, el estado dorado ocupa el tercer lugar en cuanto a medidas adoptadas y propuestas de ley enfocadas al mejoramiento de la infraestructura de cada localidad.

El modelo aquel de dependencia del estado para arreglar carreteras, incrementar rutas de autobuses, mejorar carreteras rápidas, etc., es algo que poco a poco se ha ido desplazando debido al poco presupuesto dedicado a hacer mejoras en áreas específicas del país a nivel federal.

Por un lado, estas propuestas de ley por ciudad o condado, facilitan la velocidad paraa responder a las necesidades de sus habitantes cuando se trata de arreglos y mejoras. Por otro lado, se sabe exactamente a dónde van los impuestos pagados.

Es por esta razón que medidas como estas han tenido bastante aceptación por parte de los votantes. Desde el año 2000, el 70 por ciento de este tipo de propuestas legales han pasado con un muy buen margen de votos.

Aunque por otro lado, el hecho de tener más impuestos para obtener algo que debería ser proveído por el gobierno, es algo que tasa más a las clases media y baja, las cuales no solo pagan impuestos a nivel federal, sino que ahora tienen que pagar más tributos a nivel local. Y mientras tanto; el gobierno del país otorgando regalos a países como Israel, el cual recibió nada menos que 38 billones en ayuda militar apenas en septiembre.

Esto fue para extender y empeorar una situación en Palestina, ya de por sí es horrible para los habitantes no-judíos.

Por si eso fuera poco, hablando del área militar en específico, en agosto apenas se supo sobre la noticia de que la armada había perdido la pista de 6.5 trillones de dólares, problema que, además de absurdo, fue poco publicitado.

Ya de por si la armada recibe 600 billones anualmente, y ahora esto.

Y eso sin contar los excesos dentro del ejército, en donde se contratan servicios de empresas privadas a precios exorbitantes, por cosas que solían hacer los mismos soldados.

Me pregunto, ¿qué ha cambiado para que estos ya no puedan seguir haciendo su trabajo?

¿Son realmente necesarios muchos de esos tan encarecidos servicios?

Para muestra un botón: el simple lavado de ropa de cada soldado le cuesta a las arcas de la nación alrededor de $100 dólares por lavada.

What?

Y eso que no menciono el uso de contratistas militares y empresas privadas como Halliburton, la cual estuvo ligada a un escándalo de corrupción que afectaba al entonces Vicepresidente, Dick Cheney, y a la misma familia Bush.

Allí la burbuja sí que crece.

En fin, parece ser que las prioridades del gobierno federal dejaron de ser la mejora de su propio país y el bienestar de sus habitantes.

Ahora cada ciudad tiene que rascarse con sus propias uñas para evitar el deterioro de su infraestructura, el cual será inevitable si se tiene la esperanza que el gobierno haga algo al respecto.

Mándenos sus comentarios a: rmsandoval@live.com