Washington, 27 oct (EFEUSA).- El Gobierno anunció hoy que ha presentado cargos contra 61 individuos por defraudar hasta 300 millones de dólares con una trama en la que se hacían pasar por agentes del gobierno y exigían a las víctimas, especialmente inmigrantes y ancianos, el pago de deudas inexistentes.

Los procesados comenzaron a operar en 2013 y consiguieron estafar al menos a 15.000 personas, informaron hoy en una rueda de prensa varios funcionarios del Departamento de Justicia.

Por el momento, las autoridades han arrestado a 20 individuos en Estados Unidos y mantienen bajo custodia a otro acusado cuya situación está siendo examinada por las autoridades migratorias, detalló el Departamento de Justicia en un comunicado.

Además, el Gobierno presentó cargos contra 32 sujetos residentes en la India, donde se ubicaban los centros de llamadas telefónicas desde donde los criminales se hacían pasar por funcionarios del gobierno y amenazaban a las víctimas con meterlas en la cárcel o, en el caso de los inmigrantes, expulsarlas del país, en caso de no pagarle lo que les exigían.

En su rueda de prensa, la fiscal Leslie R.Caldwell puso el ejemplo de una mujer de 85 años de California que fue extorsionada por los criminales que se hicieron pasar por agentes del servicio de recaudación de impuestos (IRS), la Hacienda de EEUU, y amenazaron con arrestarla si no pagaba 12.000 dólares de una deuda inexistente.


Advertisement

Entre las víctimas se incluyen muchos inmigrantes, a los que los delincuentes llamaban haciéndose pasar por agentes migratorios y amenazaban con deportarlos en menos de 24 horas si no desembolsaban una buena suma de dinero.

En respuesta a estos crímenes, el Gobierno de EEUU pedirá a la India que extradite a los acusados para que puedan ser juzgados por los delitos cometidos en territorio estadounidense.

"Es importante que los estafadores en la India sepan que Estados Unidos está al tanto de eso, los está observando y podría, si están envueltos en esta actividad criminal, extraditarlos a EEUU. Podrían sentarse en la cárcel por varios años", avisó Caldwell, responsable de la división de justicia criminal del Departamento de Justicia.

Además de amenazar a las víctimas con su arresto o deportación, los criminales llegaron a ofrecer por teléfono préstamos a corto plazo o subvenciones que eran falsas y que les sirvieron para amasar una buena suma de dinero ilícito. EFEUSA