Kissimmee (FL), 27 oct (EFEUSA).- La votación anticipada en el centro de Florida, zona con gran presencia de latinos, parece motivar al históricamente desganado votante hispano, que puede jugar un papel fundamental para definir quién ganará esta vital contienda en las elecciones presidenciales.

"Las votaciones tempranas se han vuelto muy populares en nuestro condado y desde que inició el proceso, el pasado lunes, estamos viendo un ritmo estable de votantes que llegan a ejercer su derecho", dijo a Efe Mary Jane Arrington, supervisora de elecciones del condado de Osceola, en el centro del estado y donde el 45,3 % de los votantes registrados es hispano, mayormente boricua.

Arrington apuntó como una de las causas de este aumento de la participación en las elecciones anticipadas a los votantes de la generación "millenial" (de entre 18 y 34 años), muchos de ellos recién llegados desde Puerto Rico.

La zona del corredor de la carretera I-4 que une las ciudades de Orlando, Tampa y Kissimmee en el centro de la Florida, y donde residen cerca de un millón de hispanos, es objeto de deseo por parte del candidato republicano, Donald Trump, y la demócrata, Hillary Clinton, que han visitado con frecuencia la región en busca de votos.

Y con razón, porque este estado vital para la victoria Trump puede caer para cualquiera de los dos, según Real Clear Politics, la web que hace un promedio de los resultados de las principales encuestas y que da a Clinton una ventaja de 1,6 puntos en Florida, distancia por debajo del margen de error.


Advertisement

Ese empate se mantendría, según datos de la División de Elecciones de Florida de hoy, en las boletas recibidas, ya sea por correo o entregadas en persona en los centros electorales, pues poco más de un millón de votos corresponden a electores registrados como republicanos y otro millón más a demócratas.

En total ya se han recibido los votos por correo de 1,6 millones de electores de todo el estado, mientras que más de 860.000 personas lo hicieron de manera anticipada en las urnas, lo que supone un total de 2,4 millones y un incremento del 51,7 % en relación a la cifras de 2012.

Arrington resaltó que, a pesar de la tradicional apatía del electoral hispano en la región, que tradicionalmente ha registrado altos índices de abstención en la Florida central, este grupo se está movilizando en estas elecciones, lo que habitualmente favorece a los candidatos demócratas.

Así, en el condado de Osceola, de los más de 38.000 votos recibidos, tanto por correo como en persona, casi 19.000 estaban registrados como demócratas, por cerca de 13.000 como republicanos y unos 7.500 como independientes.

En condados como Orange se han recibido ya más de 132.000 boletas, y al igual que en Osceola, la mayoría es demócrata, con 65.000, mientras que los registrados como republicanos son 31.000 y otros 24.000 aparecen como independientes.

La agresiva campaña electoral de Trump, con mensajes contundentes sobre la inmigración y la comunidad latina, ha podido motivar al votante hispano en estas elecciones.

"Hay mucho en juego en estas elecciones y los votantes hispanos lo saben", aseguró a Efe Paola Calvo, representante de la Colación de Inmigrantes de Florida.

"Muchos se sienten desconectados o frustrados por estas elecciones, pero es importante que salgan a votar temprano, porque no se trata solo de dos personajes o partidos, se trata del futuro de nuestra comunidad", agregó.

En ese sentido, la Coalición de Inmigrantes continúa su labor de llamadas por teléfono a los votantes hispanos concentrados en zonas suburbanas como Apopka, en Orange, y de los condados Hillsborough y Polk.

Uno de esos electores hispanos que aprovechó las votaciones anticipadas es el soldado de origen salvadoreño Justin, quien prefirió no divulgar su apellido.

"Aproveché que estoy esta semana de vuelta en casa para votar, porque estas elecciones son muy importantes", dijo a Efe el militar, quién solventó sus dudas y finalmente votó por el candidato republicano.

"Como veterano, pienso que Donald Trump podría ayudar a los veteranos", añadió el latino tras ir a las urnas en un centro de votación anticipada en el sur del condado de Orange.

Las llamadas, las visitas de casa en casa, los puestos en las plazas, parecen estar dando resultados entre los hispanos, según la supervisora de elecciones del condado de Osceola.

"Estamos anticipando que continuaremos muy ocupados durante todo el tiempo que duren las votaciones anticipadas y eso es bueno, porque quiere decir que la gente está participando", consideró Arrington. EFEUSA