Nueva York, 4 nov (EFEUSA).- Dos ex ayudantes del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, fueron hallados hoy culpables, en una corte federal, por su participación en una conspiración que causó el cierre en 2013 de dos carriles del puente George Washington, que une ese estado y su vecino Nueva York.

Un gran jurado determinó, luego de seis semanas de juicio, que Bridget Anne Kelly, que fue jefa adjunta del gabinete de Christie, a la que despidió en enero de 2014 a raíz del escándalo, y Bill Baroni, que trabajó en la Autoridad de Puertos, son culpables de los siete cargos de conspiración, señala el New York Times.

Los cargos incluyen el mal uso de los recursos de la Autoridad Portuaria, que opera el puente, y violar los derechos de los residentes de Fort Lee, en Nueva Jersey, a viajar sin restricciones del gobierno.

Varios carriles del George Washington, que unen Fort Lee con el Alto Manhattan (Nueva York), fueron cerrados de forma repentina en septiembre de 2013, lo que creó una gran congestión del tránsito rodado en el lado de Nueva Jersey durante cuatro días.

Más tarde se supo que el cierre parcial del puente se produjo como represalia política contra el alcalde de Fort Lee, el demócrata Mark Sokolich, por no haber apoyado al gobernador en su campaña para la reelección.

El escándalo, conocido como el "Bridgegate" puso a Christie, que tenía aspiraciones presidenciales, en el ojo del huracán. El gobernador negó en todo momento haber estado al corriente de los hechos, pese a que en ellos estaban involucrados varias personas de su círculo más cercano.


Advertisement

El Times recuerda que Kelly fue quien envió (a varios miembros del equipo de Christie) el famoso correo electrónico que desencadenó el esquema, que fue hecho público en 2014 mediante orden de desacato de la legislatura de Nueva Jersey, con el mensaje de "es tiempo para algunos problemas de tráfico".

Baroni, que ocupaba un puesto ejecutivo en la Autoridad Portuaria, ignoró por mucho tiempo los mensajes del alcalde de Fort Lee sobre el problema de seguridad que causaba la congestión de tránsito, con autobuses escolares, vehículos de emergencias y de los usuarios del puente.

Aunque por dichos cargos enfrentarían una sentencia de 20 años, la fiscalía señaló durante el juicio que no recomendaría ese castigo, señala además el New York Time y agrega que las guías federales de sentencias sugieren una condena de entre uno a tres años de prisión.

El escándalo del "Bridgegate" llevó además a que el entonces presidente de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (PANYNJ), David Samson, cuyo papel también había sido cuestionado, dimitiera a su cargo en 2014.

Las legislaturas de Nueva Jersey y Nueva York realizaron audiencias sobre lo ocurrido en el famoso George Washington. EFEUSA