Chicago (IL), 8 nov (EFEUSA).- Largas filas se formaron hoy desde temprano en los puestos de votación de Chicago y su área metropolitana, en una elección sin incidentes y donde se espera que la candidata demócrata, Hillary Clinton, se lleve sin problemas los 20 votos de Illinois en el Colegio Electoral.

Clinton es favorita, no solamente porque nació en Chicago y creció en el suburbio de Park Ridge, sino además porque en este estado los candidatos presidenciales demócratas han ganado sin problemas desde el 2000.

Marisel Hernández, presidenta de la Junta de Elecciones de Chicago, pidió hoy a los votantes que sean "pacientes y respetuosos" mientras aguardan su turno.

En su opinión, si se toma en cuenta el entusiasmo demostrado por las 325.332 personas que votaron por anticipado, una cifra que batió el récord de 260.000 de la elección presidencial de 2012, "la concurrencia hoy a las urnas será muy sólida".

También se recibieron 62.000 votos por correo en Chicago, donde el padrón electoral tiene 1,6 millón de votantes, de los cuales el 17 % es de origen hispano.

En todo Illinois los votantes registrados ascienden a 8 millones, de los cuales 1,6 millón votó por adelantado.

Según una nueva ley estatal, los votantes pueden registrarse por primera vez, o actualizar su información en el padrón, durante todo el día de la elección.


Advertisement

Bill Pérez, vocero de la junta de elecciones, informó a Efe de que 52.000 hispanos votaron por adelantado en Chicago, un poco menos que en la elección pasada.

Sobre la jornada electoral de hoy dijo que todo transcurría sin problemas, con la excepción de tres centros de votación que abrieron tarde por problemas técnicos, o de una denuncia de que un juez de mesa se presentó luciendo un sombrero de Obama.

Los votantes que llegaron a las 6 de la mañana al estadio Wrigleville, de los Cachorros de Chicago, se encontraron con una multitud parecida a la que colmó una semana atrás las instalaciones durante la serie mundial de béisbol.

Las filas se repitieron por toda la ciudad, desde el barrio latino Pilsen a los vecindarios afroamericanos del sur o West Ridge, donde conviven musulmanes, judíos ortodoxos y afroamericanos.

Los puestos de votación permanecerán abiertos hasta las 7 pm de la tarde hora local (8 pm EDT).

Según Pérez, esta elección presidencial ha excedido en Chicago el interés de 2008, cuando Barack Obama, residente en la ciudad y senador por Illinois hasta entonces, se convirtió en el primer presidente negro de Estados Unidos. EFEUSA