Los Ángeles, 7 nov (EFEUSA).- La admisión de decenas de miles de jóvenes indocumentados centroamericanos en comunidades de todo el país ha tenido como efecto el aumento de la violencia de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) debido que las autoridades no están haciendo seguimiento de esos menores, indicaron reportes presentados hoy.

De acuerdo con dos informes del Centro de Estudios de Inmigración (CIS) dados a conocer hoy durante una rueda de prensa nacional desde Washington D.C., la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) ha colocado a 80 % de los menores no acompañados en hogares de patrocinadores que -a su vez- están ilegalmente en el país, pero no ha tenido ningún tipo de seguimiento sobre ellos.

Incluso, según uno de los reportes, algunos de estos jóvenes han sido reclutados por las pandillas y miles han sido puestos en hogares de delincuentes.

"Y lo más preocupante no es sólo la falta de verificación de información, como dije, sino prácticamente no hay ningún seguimiento sobre dónde se colocan estos menores", señaló hoy Joseph J. Kolb, investigador de CIS y director ejecutivo del Centro de Información sobre Pandillas del Suroeste.

Como ejemplo específico, los estudios analizaron los casos de Long Island en Nueva York y la ciudad de Houston y el condado Jackson en Texas.

"Long Island, Nueva York, y la comunidad de Brentwood en particular, han venido a ser un punto de explosión de la violencia de MS-13 asociada con la colocación de menores extranjeros no acompañados provenientes de Centroamérica", aseguró Kolb.


Advertisement

En esta área, donde el número de menores centroamericanos en 2016 creció más del doble con relación a 2015, la comunidad sufre el temor de la violencia de la MS-13 que ya ha producido este año nueve asesinatos, un intento de asesinato y la violación de una menor de 16 años de edad, se informó hoy durante la rueda de prensa.

"La comunidad vive ahora con miedo. El nivel de violencia que estamos teniendo no lo habíamos visto nunca antes", dijo en una declaración en el informe Carlos Sánchez, un residente hispano de Brentwood, en el condado Suffolk en Nueva York.

De su parte, el alguacil del condado Jackson, A.J. "Andy Louderback", indicó que de los casi 20.000 pandilleros en Houston, Texas, en el noreste "cerca de 800 son MS-13" y la influencia de su "increíble nivel de violencia" ya se está sintiendo en Jackson.

"No estamos acostumbrados a ver el nivel de brutalidad, de salvajismo que MS-13 está ejerciendo aquí en Texas. Hay muchos casos en el área de Houston", destacó hoy durante la conferencia de prensa nacional el jefe de los alguaciles de este condado.

El análisis reporta que las autoridades están recibiendo este año un promedio de 260 jóvenes no acompañados cada día, comparado con los 150 en 2014.

El número de aprensiones de menores de edad en la frontera sur en 2013-2014 alcanzó 68.541 y entre octubre de 2014 y septiembre de 2015 fue de 39.970, mientras que entre octubre de 2015 y septiembre de 2016 se elevó a 59.692, según datos de la Patrulla Fronteriza.

El número de familias detenidas en 2016 fue de 77.674, mientras que en el 2014 fue de 68.445 y en el 2015 de 39.838.

Al igual que en 2014, las detenciones de inmigrantes provenientes de Centroamérica superaron a las de los mexicanos. EFEUSA