SAN GABRIEL Estudiantes de la Escuela Secundaria San Gabriel pueden no haber tenido la edad suficiente para votar en las elecciones del martes, pero el resultado tiene el potencial de cambiar sus vidas. Así es que no se quedaron callados.

Lo que empezó como un grupo de 20 o más estudiantes que se negaron a ir a clase el jueves por la mañana en protesta por los resultados de las elecciones presidenciales creció rápidamente después del primer período de la escuela, cuando cientos de personas inundaron el jardín frontal del campus.

Los estudiantes presentaron letreros con mensajes como "No Trump, No KKK, No en los Estados Unidos", mientras sonaban los cantos de "F *** Donald Trump!".

La joven Abigail García fue una de las estudiantes que tomaron una posición, protestando en nombre de sus abuelos, mamá, hermanas y amigos indocumentados.

"Mi madre vino aquí porque estaba tratando de alejarse de la violencia doméstica y otra violencia", dijo García. "Ella vino con mis hermanas, y ahora está viviendo el sueño americano. Ella está económicamente estable, tiene un trabajo estable, tenemos un hogar, hay comida, hay ropa en nuestra espalda, hay un techo sobre nuestra cabeza. ¿Qué más podemos pedir?"

Ella dijo que vivir en los Estados Unidos ha proporcionado nuevas oportunidades para ella y su familia, y la presidencia de Trump podría arrebatarlas.


Advertisement

"Sé que no podemos cambiar a quien tenemos como presidente, pero al menos podemos hacerle ver que tienes que empezar a cambiar su forma de actuar, cómo se mueve, cómo nos interpreta, qué piensa de nosotros, Todo ", dijo.

Jennifer Gómez, quien también estaba protestando, es una inmigrante indocumentada que siente que es su responsabilidad hablar.

"Todo el mundo que cree que este país es un lugar libre, y sin embargo la gente elige a alguien que está totalmente en contra de eso, y quiere construir un muro, y quiere deportar a todas estas personas", dijo. "Vinimos aquí porque lo vemos como el país de las oportunidades".

Mientras que el distrito y la administración escolar se negaron a comentar sobre la protesta, no hubo ningún intento visible de la facultad de cerrar la protesta o obligar a los estudiantes a volver a clase.

José Mendoza, quien ayudó a coordinar el paro, dijo que él y sus compañeros organizadores obtuvieron el permiso de los maestros.

Dijo que se dieron cuenta: "Tenemos que hacer algo para sacar a la gente de sus salones de clases, así que llamamos, preguntamos a los maestros si estaba bien con ellos, y dijeron: 'Sí es tu elección, pero no hagan algo tonto para ser arrestados ".

Los estudiantes dijeron que estaban planeando quedarse allí afuera durante todo el día escolar.

-No nos vamos a quedar tranquilos -dijo García-. "Queremos que nuestras voces sean escuchadas."


hmunguia@scng.com