San Diego (CA), 18 nov (EFEUSA).- Un veterano deportado tuvo hoy su cita para el trámite de ciudadanía en una garita fronteriza de San Diego (CA), con la esperanza de convertirse en el primer indocumentado exmiembro de las Fuerzas Armadas que logra regresar al país.

Héctor Barajas, un exparacaidista del ejército que llegó a su cita en la garita de San Ysidro con su uniforme militar, mantuvo una entrevista regular con los funcionarios de Inmigración, tras lo cual deberá hasta 120 días para recibir una respuesta del Gobierno.

Líder en Tijuana (México) de un grupo de veteranos deportados de Estados Unidos, Barajas refrendó poco antes de su cita su compromiso de seguir luchando por sus compañeros y destacó que "no dejarán a ningún hombre atrás".

"Me considero un americano, esta es mi bandera. Nací en México y me siento muy orgulloso de donde soy, pero mi corazón está donde está mi hogar, donde mi familia está, donde mi hija está", dijo el excombatiente poco después de la entrevista.

Jennie Pasquarella, abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y quien representa legalmente a Barajas, calificó como un acto de "buena voluntad" que los funcionarios de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) accedan a desarrollar la entrevista en un lugar atípico como una garita fronteriza.

"El simple hecho de encontrar una manera de poder hacer la entrevista en un lugar fuera de lo normal es un éxito, es totalmente para nuevo para ellos", dijo a EFE Pasquarella.


Advertisement

El veterano, deportado cinco años atrás y que tras su entrevista volvió a México, había intentado sin éxito otros recursos (como una visa humanitaria) para poder ingresar al país legalmente y tener su cita con las autoridades migratorias.

Un reporte de la ACLU señala que "un número incalculable" de veteranos elegibles a la ciudadanía estadounidense ha sido deportados por falta de asistencia del Gobierno y tras cometer delitos menores.

Pasquarella resaltó que de obtener la ciudadanía, Barajas sentaría un precedente para otros veteranos de guerra que también fueron expulsados del país y "se encuentran en condiciones muy difíciles, separados de sus familias".

"Si uno da su vida a servir a un país, merece la ciudadanía", agregó.

En abril pasado, el Gobierno de Estados Unidos concedió la ciudadanía a Daniel Aarón Torres, un veterano de guerra que sirvió en las Fuerzas Armadas siendo indocumentado y que por voluntad propia abandonó el país debido a que su condición migratoria le impedía hacer su vida. EFEUSA