Santiago de Chile, 5 dic (EFE).- La Justicia chilena aprobó hoy la petición de extradición a EE.UU. de los exagentes de la dictadura militar Armando Fernández Larios y Michael Townley Welch, por su responsabilidad en el delito de homicidio calificado de Ronnie Moffitt, la secretaria del excanciller chileno Orlando Letelier.

Según fuentes judiciales, en fallo unánime la Corte Suprema admitió la solicitud elevada por el juez especial Mario Carroza, quien en junio pasado procesó a ambos agentes como autores del homicidio de Moffitt.

Moffitt murió en un atentado perpetrado el 21 de septiembre de 1976 en Washington, en el que también perdió la vida Letelier, exministro del presidente Salvador Allende (1970-1973).

De acuerdo al fallo, se cumplen los requisitos para solicitar la extradición de Fernández y Townley -quienes pertenecían a la temibles Dirección de Inteligencia Nacional (DINA)-, establecidos en el tratado suscrito entre Chile y Estados Unidos en 1902.

"Todas las exigencias consignadas aparecen debidamente cumplidas", dice el fallo, que subraya que "los múltiples antecedentes permiten tener por establecidas presunciones suficientes para afirmar que a los requeridos les cupo participación culpable en los hechos investigados", añade el fallo.

Por otro lado, añade el texto, "la acción penal no está prescrita, por tratarse de un delito de lesa humanidad".


Advertisement

En definitiva, "se declara que es procedente solicitar al Gobierno de Estados Unidos de América la extradición de Armando Fernández Larios y Micheal Townley Welch, por la responsabilidad que se les atribuye como autores del delito de Homicidio calificado cometido en la persona de Ronnie Moffitt previsto y sancionado en el Código Penal, por el que fueran procesados".

El pasado septiembre, la presidenta Michelle Bachelet viajó a Washington para participar en la conmemoración de los 40 años del crimen de Letelier, ocasión en la cual el Gobierno de Estados Unidos hizo entrega de una serie de documentos desclasificados en los que consta que Augusto Pinochet ordenó personalmente el asesinato.

El pasado 10 de noviembre el alto tribunal ya había solicitado a Estados Unidos la extradición del exoficial del Ejército chileno Armando Fernández Larios, requerido por Carroza en un proceso que lleva por delitos de homicidio calificado en el marco del caso conocido como "Caravana de la Muerte".

En ese caso, Fernández Larios fue procesado el 7 de julio de 2016 por su responsabilidad en 15 delitos perpetrados el 16 de octubre de 1973.

La "Caravana de la muerte" fue una comitiva militar que entre octubre y noviembre de 1973 recorrió Chile en un helicóptero y cuyos integrantes sacaban a presos políticos de las cárceles, los llevaban a lugares despoblados y los asesinaban.

En ocasiones, trasladaban los cadáveres a cementerios, pero en otras los dinamitaban y sepultaban de forma clandestina.

Fernández Larios, implicado en varios casos de violaciones a los derechos humanos, reside en EE.UU. desde 1987, tras haber desertado del Ejército para cooperar con la Justicia de ese país en el caso del asesinato de Orlando Letelier.

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), según cifras oficiales, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las cuales 1.192 figuran aún como desaparecidas, y más de 33.000 como secuestrados, torturados y encarcelados por causas políticas. EFE