Vienen otra vez las fiestas decembrinas y las comilonas son inevitables. Pero para aquellos que buscan hacer propósitos sobre su salud y que se preocupan por escoger los mejores alimentos, no hay como saber cuáles evitar de antemano.

Mientras que es conocimiento general que la comida chatarra debe evitarse a toda costa, hay varios alimentos de consumo diario de los cuales ignoramos su potencial tóxico. Como los siguientes:

1. Jitomates enlatados: en realidad la gran mayoría de productos enlatados contienen Bisfenol A (BPA) y deberían ser evitados, ya que este está ligado a anormalidades reproductivas, efectos negativos neurológicos, cáncer de próstata y de seno, diabetes; entre otras enfermedades. En particular los jitomates, por sus altos niveles acídicos, facilitan que el BPA se integre a los alimentos.

2. Carnes procesadas o "deli": contienen generalmente hormonas y antibióticos en grandes cantidades. No se confíe al ver la palabra "natural" en etiquetas. Nadie lo certifica. Además de esto, el nitrato de sodio usado para esterilizar los restos de carne antes de hacerlos pasta está ligado al cáncer.

3. Margarina: Hecha de grasas saturadas que producen colesterol, cáncer, problemas del corazón, infertilidad, problemas de aprendizaje en niños, entre otras cosas. Contiene además hexano y otros solventes usados durante su proceso de extracción.

4. Aceites vegetales: incluyendo el de oliva, el cual es mejor consumirlo frío. Son altamente procesados e inestables cuando se exponen al calor. Este tipo de aceites convierten el buen colesterol en malo, además de que dañan la proporción natural de Omega 3 y 6, que debería ser 1:1. Una alternativa a estas grasas "naturales" sería el aceite de coco, el cual a pesar de ser grasa saturada, es menos susceptible al daño por calor, se descompone más fácilmente en el cuerpo y además, provee de distintos beneficios para la salud.

5. Rosetas o palomitas de maíz comerciales: Contienen distintos químicos tóxicos (los mismos que las cajas de pizza) que pueden producir cáncer, infertilidad, daño a la tiroides, colesterol y problemas del sistema inmunológico.

6. Frutas y verduras: como manzanas, nectarinas, uvas, duraznos, fresas, frutas de arbusto, así como papas, pepinos, espinacas, col rizada, apio, vegetales verdes, jitomates, chiles, pimiento morrón, y calabaza amarilla. El alto nivel de pesticidas usados en estos cultivos los hacen muy poco deseables. Recurra a las versiones orgánicas en estos casos.

7. Sal de mesa: específica mente la sal refinada que produce problemas de presión cardiaca. En general cualquier cosa refinada no es buena para la salud (azúcar, harina). Prefiera la sal sin procesar, la cual además contiene minerales naturales.

8. Proteína de soya: Arriba del 90 por ciento de los cultivos de soya del país son transgénicos. Esto los liga a diferentes problemas de salud como cáncer, disrupción del balance hormonal, abortos espontáneos, defectos de nacimiento en bebes e inclusive autismo. Si tiene que optar por soya, por lo menos que sea fermentada y orgánica.

9. Endulzantes artificiales: Contienen aspartame y sacarina, los cuales en realidad estimulan el apetito y deseo de carbohidratos, lo que causa obesidad. Además, el aspartame es un químico ligado a distintos problemas de salud.

10. Pizza: Y en esta lista, no podía faltar la pizza. Si las compra de restaurantes de cadena, esas cajas con las que las empacan contienen químicos perfluorados (PFAS). Exposición a estos puede ser dañina para nuestra salud (producen colesterol alto, colitis ulcerosa, enfermedad tiroidea, cáncer testicular, cáncer de riñón e hipertensión inducida por el embarazo), a las vez que son malas hasta para el ambiente. Además, generalmente son hechas de harina refinada y carne procesada. ¿Necesito decir más?

- Con datos del Doctor Mercola

Mándenos sus comentarios a: rmsandoval@live.com

NOTAS RELACIONADAS:

- Alimentos Chatarra (¡qué daño hacer el no saber!)

- Pesticidas en su mesa

- Otro estudio comprueba toxicidad en quimicos en frutas y verduras

- Los antibióticos en nuestra alimentación

- Lo conveniente no es siempre lo mejor