Tucson (AZ), 13 dic (EFEUSA).- Una coalición de dueños de negocios, líderes religiosos y activistas en Nuevo México anunciaron hoy la creación de un comité dirigido a realizar acciones inmediatas con el fin de promover una reforma migratoria en el año 2017.

El Comité Directivo para una Reforma Migratoria de Nuevo México forma parte de grupo de 12 coaliciones similares establecidas a nivel nacional e impulsadas por la organización Nueva Economía Americana (NAE por sus siglas en ingles).

Este grupo está integrado por 500 alcaldes y dueños de negocios republicanos, demócratas e independientes que apoyan una reforma migratoria.

Los miembros de la coalición en Nuevo México aspiran a propiciar cambios en la política de inmigración que no solo se enfoquen en la seguridad de la frontera, sino que ayuden a crear un camino para que los inmigrantes indocumentados regularicen su estatus migratorio.

"El hostil y divisivo lenguaje utilizado durante la elección presidencial sobre los inmigrantes, puede servir para presionar al congreso para que finalmente tomen una acción a favor de una reforma migratoria", dijo Kim Shanahan, director ejecutivo de la Asociación de Constructores de Viviendas en Santa Fe, en Nuevo México, hoy durante una teleconferencia.

Shanahan, quien forma parte de la coalición, enfatizó que la industria de la construcción en los Estados Unidos depende en gran parte de la mano de obra del inmigrante, con o sin "papeles".


Advertisement

El empresario puso de ejemplo la ciudad de Santa Fe, donde asegura que el 85 % de los trabajadores de esta industria son inmigrantes.

Refiriéndose a la retorica antiinmigrante utilizada durante la campaña presidencial en contra de los inmigrantes, el empresario se preguntó cómo un hombre como el presidente electo Donald Trump, que ha hecho su fortuna en el sector de la construcción y la hostelería, puede proponerse deportar a millones de inmigrantes indocumentados.

Indicó que la industria de la construcción presionará a nivel nacional para buscar alguna forma para proteger a sus miembros y trabajadores.

La coalición está convencida que este es el momento para continuar la discusión sobre el tema migratorio y forzar al Congreso y el Senado para que tomen finalmente una acción legislativa aprobado una reforma migratoria "justa" en el año 2017.

El tema migratorio fue uno de los principales temas de campaña de Trump, quien prometió una mayor seguridad en la frontera, terminar con la inmigración indocumentada y la construcción de un muro de separación con México.

Justin Remer-Thamert, director del programa de la Coalición de Fe para la Justicia de los inmigrantes de Nuevo México, dijo que existe una gran inquietud entre la comunidad inmigrante ante posibles deportaciones durante la administración de Trump.

"Muchas familias están sumidas en la incertidumbre sobre si podrán quedarse juntos viviendo en este país", dijo Remer-Thamert.

La líder religiosa, que trabaja con familias que enfrentan la deportación o que buscan asilo político, aseguró que los más afectados son los niños.

Mencionó el caso de un menor que quería suicidarse porque no sabía si sus padres estarían en su casa cuando él regresara de la escuela.

"Las encuestas han indicado que los evangélicos aprueban una reforma migratoria, debemos buscar el suficiente apoyo para lograrlo", dijo ella.

Por su parte, Allega Love, abogada de inmigración y fundadora del Proyecto para Soñadores de Santa Fe, dijo en la misma teleconferencia que Nuevo México es un ejemplo a nivel nacional de las contribuciones positivas de los inmigrantes a este país.

"Debemos de buscar formas legislativas de para dar una alternativa legal a los inmigrantes, no podemos darnos por vencidos", dijo ella.

Los empresarios miembros de NAE emplean a más de 4 millones de personas en todo el país en diversos sectores, como la agricultura, aeroespacial, hostelería, tecnología, medios de comunicación y la industria manufacturera.

En sus primeras declaraciones los medios de comunicación tras las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre, Trump reiteró sus intenciones de deportar hasta tres millones de inmigrantes indocumentados, con el foco puesto en aquellos que cuentan con antecedentes criminales. EFEUSA