Chicago (IL), 14 dic (EFEUSA).- El Concejo Municipal de Chicago, Illinois, aprobó hoy una enmienda al presupuesto 2017 que dota al Fondo de Protección Legal con 1,3 millón de dólares para pagar la defensa de inmigrantes, entre ellos indocumentados y refugiados amenazados con la deportación.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, que había anunciado el fondo a comienzos de este mes, declaró que las familias inmigrantes podrán acceder a los servicios legales que necesiten "para permanecer seguras y apoyadas en nuestra ciudad", que es santuario de indocumentados desde 1983.

Según un comunicado de la Alcaldía, el fondo permitirá ayudar a unas 20.000 personas que necesiten representación, incluyendo en las cortes.

El fondo, en el que podrían participar organizaciones privadas y filantrópicas que quieran ayudar a las familias inmigrantes necesitadas, será administrado por el Departamento de Servicios de Apoyo a las Familias de la municipalidad.

Los servicios serán prestados por el Centro Nacional de Justicia para el Inmigrante (NIJC) de Chicago y el Proyecto Resurrección, que trabaja con familias hispanas en el barrio Pilsen del suroeste.

Emanuel declaró al anunciar el fondo que la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos ha provocado "ansiedad e incertidumbre" entre los inmigrantes, por lo que el fondo legal serviría para proporcionarles la ayuda que necesiten en caso de tener problemas con inmigración.


Advertisement

Por su parte, la directora ejecutiva del NIJC, Mary Meg MCarthy, declaró en el comunicado que con el fortalecimiento de la ayuda legal, los residentes de Chicago podrán defender su derecho constitucional del debido proceso durante los procedimientos de inmigración.

Asimismo, habrá menos posibilidades de que "sean víctimas de prácticas fraudulentas que los despojan de su dinero y colocan en riesgo de ser deportados", agregó.

Según el NIJC, en el área de Chicago hay unas 150.000 personas indocumentadas y, con el fondo, esa agencia podrá aumentar las consultas que hace actualmente a través de organizaciones comunitarias y religiosas. EFEUSA