Nueva York, 14 dic (EFEUSA).- Los anuncios de hoy de la Reserva Federal generaron fuertes bandazos en las dos últimas horas de la sesión de Wall Street, con un cierre negativo pero a la espera de que se asienten los datos para una reacción posterior más firme.

Como se esperaba, la Reserva Federal (Fed) elevó hoy en 25 puntos básicos las tasas de interés de referencia, en el primer incremento desde diciembre del año pasado y en el segundo que se aplica en diez años.

La Fed anunció además que para el año próximo aplicará tres subidas más, para 2018 serán entre dos o tres y para 2019 otros tres incrementos.

Esas decisiones generaron una inmediata reacción a la baja de los principales indicadores de Wall Street e impidieron al Dow Jones de Industriales que alcanzara la gloria de los 20.000 puntos, una marca que a la que viene acercándose en las últimas jornadas.

Al final, el Dow Jones cedió un 0,60 % y terminó con 19.792,53 puntos, aunque durante la jornada se anotó el récord intradía de 19.966,43 unidades.

Primero hubo un bandazo después del anuncio sobre el incremento de las tasas, después el mercado rebotó, pero comenzó a caer de nuevo cuando la presidenta de la Fed, Janet Yellen, dio explicaciones sobre las decisiones adoptadas.

Un repunte posterior amortiguó las pérdidas, y de nuevo otro bandazo terminó dejando los principales indicadores con pérdidas.


Advertisement

Los analistas dijeron que las caídas últimas estuvieron ligadas al mal sabor de boca que quedó en los operadores por la poca certidumbre que existe sobre el año próximo y los siguientes y las razones que justifican los incrementos anticipados.

Algunos comentaristas creen que los aumentos programados están vinculados con los estímulos de la economía que puede imprimir el Gobierno de Donald Trump, que asume la Presidencia el 20 de enero, y los programas de relanzamiento de la economía que ha prometido.

Esos estímulos pueden generar presión inflacionaria y la Fed quiere anticiparse programando un aumento de tasas. Pero también había programado varios incrementos para este año, y al final sólo ha habido uno, el que se aprobó hoy.

En las turbulencias de Wall Street de hoy influyeron también la caída de los precios del crudo, que en el caso del petróleo de Texas fue del 3,7 %, pero se quedó en 51,04 dólares el barril, por encima de los 50 dólares, un límite tolerable para el mercado.

De cualquier forma, en algo hay coincidencia en Wall Street: el mercado no ha dicho hoy la última palabra, y serán necesarias más jornadas para que los operadores digieran los anuncios de hoy.

"Se necesita más de un día para comprobar si se mantiene el repunte", afirmó Art Cashin, uno de los operadores más veteranos del parqué neoyorquino. EFEUSA