West Allis es una ciudad con menos habitantes que el Este de Los Angeles, se encuentra localizada en el condado de Milwaukee en el estado de Wisconsin.

Esta fue la ciudad escogida por el Presidente Electo Donald Trump, el 13 de diciembre, para reafirmar sus promesas de campaña: Construir un muro, acabar con Obamacare y desmantelar todos los acuerdos, tratados, reglamentos y órdenes ejecutivas de Barack Obama.

En ese discurso, también aprovechó para insultar, como ya es su costumbre, a todos los medios de comunicación que cubren sus giras, incluida su visita al estado que fue decisivo en su victoria. ¨Mírenlos con sus cámaras, todos son unos deshonestos.¨

Los representantes de los medios, hicieron, lo que siempre han hecho. Aceptaron de manera estoica los insultos que el próximo presidente les endilgó.

Así, a menos de 20 minutos de iniciado su discurso, acabó con todas las especulaciones que se habían formado a su alrededor de que había cambiado de opinión.

Donald Trump todavía no asume la presidencia de este país y él ya hace planes para su reelección en 4 años.

La construcción del muro entre Estados Unidos y México, la eliminación del seguro médico que beneficia a más de 20 millones de personas y el despido masivo de empleados de Agencias que asegura, son un desperdicio y pura burocracia, serán, según su criterio, los que le asegurarán la reelección.

En este panorama desolador para millones de personas, incluyendo los ¨dreamers¨ y sus familias, surgen los optimistas que han optado por darle a Trump el beneficio de la duda y que todo puede terminar en palabrería y nada de acción.

Donald Trump ya accionó y sus acciones hablan mucho más que las palabras. Los nombramientos que ha hecho, hasta ahora, no dejan un rescoldo de duda en que se propone llevar a cabo todo lo que prometió.

Newt Gingrich, uno de sus más cercanos colaboradores, le dijo en público y en privado. ¨No cometas el mismo error que el Presidente Obama, no quieras quedar bien con los demócratas. No necesitas hacer concesiones ni pacto alguno. ¨ Y Trump ha seguido al pie de la letra ese consejo. No hay nada que indique lo contrario.

Está claro que Trump no va a cometer los mismos errores de Barack Obama que cambió el basquetbol por el golf con tal de acercarse más a sus contrapartes y convencerlos, en un espacio neutral, de la importancia de sus programas sociales. Nada le resultó.

Hillary Clinton recibió más de dos millones y medio de votos que el Presidente Electo, eso nos hace la mayoría. Nuestra esperanza radica en la capacidad que tengamos de organizarnos y de convertirnos en un muro sólido, infranqueable, que proteja a nuestros hermanos y que nadie, incluido el Presidente Electo lo pueda derrumbar.