Veles, 19 dic (EFE).- Decenas de adolescentes de la pequeña ciudad macedonia de Veles se están haciendo de oro gracias a la confección y distribución internacional de falsas noticias, un fenómeno probado durante la campaña electoral de Estados Unidos que ha demostrado ser altamente lucrativo.

Su trabajo subversivo pero legal se hizo popular cuando estos jóvenes lograron producir miles de falsas noticias para el candidato republicano Donald Trump, que, distribuidas a través de redes sociales como Facebook o Twitter o simplemente a través de páginas web ordinarias, se volvieron "virales".

Dicen que van a hacer lo mismo en las elecciones presidenciales en Francia y en las generales de Alemania, el año que viene.

La empresas publicitarias de todo el mundo han descubierto que este tipo de "noticias" atraen la atención de hasta cientos de miles de seguidores y por tanto son una mina de oro.

Participar de esa tarta lucrativa es el objetivo principal de los adolescentes de Veles, localidad en el centro de Macedonia, que a menudo logran ganar varios miles de dólares en un solo día.

Expertos en informática aseguran que el fenómeno de ganar dinero de esta forma existía ya antes de las elecciones estadounidenses, pero sus protagonistas no eran tan visibles como lo son desde la victoria de Trump.

Gorjan Iliev, un ingeniero informático de Skopje, explica a Efe que en la mayoría de los casos se trata de adolescentes de 16, 17 o 18 años que se juntan para crear una página web o encargan esta tarea a un tercero.


Advertisement

"No se necesita más de una hora para crear una página web", dice Iliev.

"Una vez que tienen lista la plataforma, comienza la búsqueda. Cuando se encuentran con una noticia interesante, digamos, por ejemplo de Trump, la modifican y la hacen más escandalosa o espectacular, cambiando un poco el 'lead' o el trasfondo... Se puede decir que hacen ingeniería genética de noticias. El objetivo principal es atraer al mayor número de personas que hagan clic", relata Iliev.

El resto del trabajo es para las compañías publicitarias mundiales, que analizan qué grupo tiene más seguidores en EEUU y se lanzan a explotar esa veta de oro.

"Los adolescentes de Veles han llegado a la conclusión de que a los norteamericanos, especialmente a los votantes de Trump, les gusta hacer clic y leer noticias sensacionalistas sobre él. Eso significa muchos clics ya solo en EEUU y eso atrae a muchos anunciantes, en su mayoría en Google".

En los últimos días, por ejemplo, hubo una noticia de que Trump había conocido al cantante de rap Kanye West.

Los jóvenes de Veles la manipularon y aseguraron Kanye West cantará en la jura de Trump como presidente.

"Esta noticia nos ha traído muchos clics", dice a Efe un estudiante de 18 años de edad, que se presenta como Nikola.

Es uno de los adolescentes que confeccionan este tipo de falsas noticias. No quiere ser fotografiado, pero, sentado en una pequeña cafetería de Veles, no pone objeciones a entablar un diálogo.

Nikola no ha estado nunca en Estados Unidos, pero tiene los bolsillos repletos de dólares. "Durante los últimos dos meses de la campaña electoral de Estados Unidos gané tanto como mi madre en 20 años de trabajo como vendedora en una tienda de comestibles. No se lo podía creer".

"Ella tenía miedo de que estuviera haciendo algo delictivo. ¡Por Dios, de ninguna manera!", le contestó.

Esta actividad no ha dejado indiferente a nadie en Veles. El alcalde, Slavcho Chadiev, explica a Efe que se siente bien con este interés global de los medios por su ciudad.

"Tenemos una juventud innovadora. Nada es ilegal. Reciben el dinero en cuentas bancarias legales y con sus impuestos cubren un 10 % de los presupuestos generales. Al erario del municipio no va a parar mucho dinero, pero algo ganamos a través del IVA que arrojan las compras que hacen aquí los adolescentes", dice.

¿Por qué sucede esto precisamente en Veles? ¿Por qué no en otra ciudad?

"Creo que es porque Veles tiene una facultad pública de ciencia informática", dice Iliev.

Mientras, Nikola y sus amigos ya están preparando sus próximos objetivos: las elecciones en Alemania y Francia el próximo año.

"Pero además seguiré centrado en Trump, porque su nombre atrae clics. No veo a Angela Merkel (canciller alemana) muy interesante, más bien aburrida, pero Marine Le Pen en Francia podría ser una mina de oro para mí", comenta Nikola sonriendo. EFE