Chicago (IL), 20 dic (EFEUSA).- La Asociación de Abogados de Estados Unidos (ABA) reiteró su pedido para que los menores que llegan solos desde Centroamérica tengan acceso a un abogado defensor de oficio pagado por el Gobierno.

María Frausto, de la Comisión de Inmigración de la ABA, informó hoy a Efe que en el pedido se considera que los menores inmigrantes "son tan vulnerables", y el proceso de las cortes de inmigración "tan complicado", que no pueden tener un juicio justo sin abogados defensores.

En un "amicus brief" enviado a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos, basada en San Francisco, la ABA recuerda que en las cortes de inmigración no existen los abogados de oficio, "porque la ley de inmigración es civil, no criminal".

La ley de inmigración establece que el que hace una petición de asilo tiene derecho a un abogado, pero debe pagarlo él.

Para la ABA, todos los inmigrantes están en desventaja en la corte, porque "no entienden el procedimiento y a menudo no hablan inglés", un problema que es mayor para los menores "por su edad, inexperiencia y falta de recursos".

"Sin representación legal, los niños inmigrantes enfrentan procedimientos que se asemejan mucho a juicios criminales, donde tienen que asumir deberes que tradicionalmente están a cargo de abogados", agrega el pedido.

La jueza Margareth McKeown, que integra la Corte de Apelaciones, señaló en una opinión reciente que son el Ejecutivo y el Congreso "los que tienen el poder de encarar esta crisis, sin necesidad de intervención judicial".


Advertisement

Según un informe correspondiente a 2015, de la organización humanitaria Niños con Necesidad de Defensa (KIND), la violencia provoca la huida anual de miles de niños del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, en busca de refugio en Estados Unidos.

Durante algunos meses de 2015 disminuyó la cantidad de niños refugiados por un incremento de las detenciones y deportaciones realizadas por las autoridades mexicanas, con el apoyo de Estados Unidos.

Pero desde fines del verano de ese año las cifras volvieron a subir, con 40.000 menores sin acompañante adulto llegados durante el año fiscal 2015, comparado con más de 68.000 de 2014, agrega el informe. EFEUSA