Chicago (IL), 20 dic (EFEUSA).- El fiscal general de Michigan, Bill Schuette, anunció hoy otros cuatro procesamientos, entre ellos dos altos exfuncionarios estatales, por su presunta responsabilidad en la emergencia sanitaria que vivió la ciudad de Flint en 2014 debido a la contaminación del agua.

Darnell Earley y Jerry Ambrose, quienes eran responsables del sistema de emergencia de Michigan, son las más altas jerarquías acusadas durante la investigación de la contaminación con plomo del agua consumida por los habitantes de Flint.

Los dos serían culpables de negligencia, fraude y falta de ética laboral por la forma en la que manejaron la crisis que tuvo entre sus principales víctimas a la población inmigrante indocumentada, que fue relegada durante semanas en el suministro de agua embotellada por no tener papeles.

Estos grupos, que temían presentarse en los centros de distribución de agua, alimento infantil y otros suministros, fueron auxiliados por grupos comunitarios y donaciones llegadas desde todos los Estados Unidos.

También se presentaron cargos de fraude y conspiración contra Howard Croft y Daugherty Johnson, exdirectores del Departamento de Servicios Públicos de Flint.

Schuette dijo en conferencia de prensa que los investigadores no se han detenido ante la jerarquía de los responsables de la crisis, "en ningún nivel de gobierno", y hasta el momento hay 13 personas procesadas.

La crisis comenzó en 2014, cuando la ciudad de 100.000 habitantes ubicada a 75 millas al norte de Detroit, dejó de recibir agua potable del sistema de distribución de Detroit y comenzó a abastecerse del contaminado río Flint.


Advertisement

Según estudios de la Agencia de Protección del Medio Ambiente, esa agua no fue tratada adecuadamente lo que provocó la corrosión de las cañerías y por consiguiente la contaminación con altos niveles de plomo en el agua que llega a los consumidores.

"Esta tragedia no ocurrió por accidente, sino que Flint fue víctima de la arrogancia, desdén, errores en el manejo de la situación y falta de responsabilidad", declaró el fiscal. EFEUSA