Washington, 3 ene (EFEUSA).- El presidente electo, Donald Trump, cuestionó hoy a los republicanos de la Cámara Baja por su maniobra para tratar de restar poder a una entidad de ética independiente que investiga las acusaciones de mala conducta contra los congresistas y su personal.

Trump recurrió a Twitter, como es habitual en él, para cuestionar que los legisladores de su partido, "con todo en lo que el Congreso tiene que trabajar", hagan de "debilitar" la llamada Oficina de Ética del Congreso (OCE), a pesar de "lo injusta que pueda ser", una "prioridad".

"¡Céntrense en la reforma tributaria, la asistencia sanitaria y tantas otras cosas de una importancia mucho mayor!", urgió Trump a los republicanos del Congreso.

El magnate finalizó su último tuit sobre el tema con las siglas "DTS", abreviatura de "Drain the Swamp" ("Drenar el pantano"), su eslogan de campaña contra la corrupción en referencia al mundo de la política en Washington.

En sus tuits, Trump no critica como tal la maniobra de los republicanos para "debilitar" la OCE, al reconocer que es posible que sea una entidad "injusta", como consideran algunos legisladores conservadores, sino el hecho de que estén dando prioridad a ese asunto en el Congreso frente a otros, a su juicio, mucho más urgentes.

Los republicanos de la Cámara de Representantes votaron a última hora del lunes a favor de restringir significativamente el poder de la OCE.


Advertisement

La votación, a puerta cerrada y sin previo aviso, se produjo durante una reunión en la que los principales líderes republicanos de la Cámara Baja, Paul Ryan y Kevin McCarthy, se opusieron a esa medida, que será sometida hoy a voto en el pleno.

Hoy se inaugura precisamente un nuevo periodo de sesiones del Congreso, donde los republicanos mantienen su mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado tras las elecciones legislativas del pasado noviembre.

La enmienda adoptada por los republicanos en la reunión del lunes a propuesta del legislador Bob Goodlatte coloca a la OCE, ahora independiente, bajo la jurisdicción del Comité de Ética de la Cámara Baja.

De ese modo, se busca otorgar el papel de vigilancia ética e investigación a los propios legisladores, a través de ese Comité de Ética de la Cámara Baja, acusado en el pasado de ignorar acusaciones creíbles contra congresistas.

La OCE se estableció como una entidad no partidista e independiente dentro del Congreso en 2008, bajo el liderazgo de la entonces presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, y tras varios escándalos de corrupción y malas prácticas protagonizados por legisladores.

En un comunicado, Pelosi denunció que la votación en favor de debilitar el poder de la OCE indica que "la ética es la primera víctima del nuevo Congreso republicano".

Goodlatte, presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, defendió, por su parte, que su enmienda no pretende "impedir" el trabajo de la OCE. EFEUSA