Austin (TX), 3 ene (EFEUSA).- Una mujer de origen latino residente en Amarillo (Texas), Martha Balderas, se encuentra en estado crítico por contaminación pulmonar tras haber perdido cuatro de sus hijos por una intoxicación de gas fosfano en su propia casa, que también afectó a otros cinco miembros de la familia.

La mujer, de 45 años, sigue luchando por su vida en el Centro Médico Universitario en Lubbock, a unas 125 millas al sur de Amarillo, según confirmaron hoy funcionarios del hospital.

Por otro lado, el padre de los cuatro hijos fallecidos, Peter Balderas, y cuatro niños no identificados están en condición estable en otro hospital de menor entidad en Amarillo.

Aunque las primeras exploraciones apuntaron a una intoxicación por monóxido de carbono, los investigadores determinaron que el envenenamiento por gas fosfano fue el causante de esta tragedia familiar, reportó el diario local Amarillo-Globe News.

Los inspectores descubrieron que un miembro de la familia había tratado de fumigar la casa usando un pesticida que contenía fósforo de aluminio, una sustancia química que, cuando se mezcla con agua, crea gas fosfano, que puede causar insuficiencia respiratoria.

"El gas fosfano es un producto químico muy letal, que puede provocar edema pulmonar y llena de líquido los pulmones", explicó en una conferencia de prensa el jefe del Departamento de Bomberos de Amarillo, Larry Davis.


Advertisement

Cuatro de los hermanos Balderas -Yasmeen, Josue, Johnnie y Felipe, de 17, 11, 9 y 7 años, respectivamente- fallecieron este lunes debido a la fuga de gas, tres de ellos en el hospital y uno en el propio hogar.

Los investigadores dijeron que no está claro cuánto tiempo los residentes estuvieron expuestos a este gas y que no recibieron ninguna alerta hasta que un conocido de la familia, que visitó la casa y los vio enfermos, llamó al número de emergencias.

Además de los miembro de la familia Balderas, cerca de diez trabajadores de los departamentos de policía, bomberos y asistencia médica de Amarillo fueron llevados al hospital como medida de precaución, aunque ninguno de ellos había mostrado síntomas de intoxicación. EFEUSA