Washington, 17 ene (EFEUSA).- Un creciente grupo de legisladores demócratas, que ya roza el medio centenar e incluye ocho hispanos, no acudirá a la investidura del presidente electo, Donald Trump, este viernes en protesta por sus políticas divisivas y sus críticas al icono de los derechos civiles, el congresista John Lewis.

Casi 50 demócratas de la Cámara de Representantes, 49 según el último recuento, han declarado que no asistirán a la investidura del magnate el próximo 20 de enero.

No hay precedentes en la historia moderna de EEUU de una negativa tan masiva de legisladores a acudir a una ceremonia tan solemne y enraizada en la democracia de Estados Unidos como la toma de posesión de un presidente.

La semana pasada, el número de legisladores que habían hecho pública su ausencia al acto era apenas de media docena, sin embargo, después de que el magnate arremetiera este fin de semana contra Lewis, la cifra se ha multiplicado.

El mandatario electo, molesto por los comentarios del legislador, quien dudó de la legitimidad de su victoria en las elecciones de noviembre dados los informes de inteligencia que corroboran que el Gobierno ruso le ayudó a ganar, no tuvo ningún reparo en atacar a Lewis en la red social Twitter, causando una avalancha de críticas.

"El congresista John Lewis debería pasar más tiempo en arreglar la horrible situación de su distrito, que se está hundiendo (por no mencionar que está infecto de crimen) en vez de quejarse falsamente por los resultados electorales. Es todo hablar, hablar, hablar. No hay acción ni resultados. Triste!", escribió el mandatario electo.


Advertisement

Las redes sociales se volvieron un nido de críticas hacia el multimillonario, tanto por parte de los ciudadanos, como por parte de otros congresistas y senadores, todos ellos especialmente molestos por la falta de reconocimiento del magnate hacia Lewis en una lucha que ha mantenido durante décadas.

El congresista por Texas de origen mexicano Joaquín Castro, uno de los legisladores en sumarse a la iniciativa, afirmó que "Donald Trump ha mostrado una extrema falta de respeto por muchos estadounidenses".

"Su ataque contra el héroe de los derechos civiles John Lewis es el último ejemplo. Este año no asistiré a la ceremonia de investidura", manifestó el legislador en un comunicado.

El congresista por Florida Darren Soto, de origen puertorriqueño, tampoco asistirá a la ceremonia de toma de posesión de Trump el próximo viernes en Washington

"Me siento decepcionado por los ataques del presidente electo Donald Trump en contra del héroe de los derechos civiles y congresista John Lewis, y no asistiré a la inauguración", dijo Soto en una declaración enviada a Efe este lunes.

"El cobarde Donald Trump no está preparado siquiera para sacar brillo a las botas del congresista John Lewis", subrayó la legisladora por Nueva York Yvette Clarke, quien, tras las afirmaciones del presidente electo, lidera una campaña de "boicot a la investidura" para que políticos y ciudadanos no acudan al acto.

Desde el propio Partido Republicano, algunos legisladores también han expresado su disconformidad con los comentarios del magnate.

"John Lewis y su 'hablar' han cambiado el mundo", escribió el senador republicano por Nebraska Ben Sasse, quien acompañó su publicación en la misma red social de una foto de Lewis marchando junto al Nobel de la Paz, Martin Luther King, cuya festividad se celebró este lunes en todo el país. EFEUSA