Tucson (Az), 19 ene (EFEUSA).- El congresista por Arizona, Raúl Grijalva, no solo descarta la posibilidad de que durante la próxima administración del presidente Donald Trump se pueda aprobar una reforma migratoria sino que cree que se concretará el anunciado endurecimiento de las leyes en esta materia por parte republicana.

"Durante esta nueva administración no creo que se pueda lograr el apoyo necesario para lograr un reforma migratoria, creo que solamente estaremos viendo un mayor endurecimiento de las leyes migratorias", dijo Grijalva en entrevista con Efe.

El congresista calificó de "propuesta de emergencia" el proyecto de ley bipartidispa que responde al acrónimo BRIDGE (puente, en inglés), que suspendería temporalmente una posible deportación de cerca de 750.000 jóvenes indocumentados ahora amparados por el programa de Acción Diferida (DACA), creado en 2012 por Baracl Obama.

Este proyecto plantea otorgar a los denominados "soñadores" una autorización de residencia y empleo, tal y como ofrece DACA, durante tres años mientras el Congreso encuentra una solución permanente.

"Apoyo la propuesta BRIDGE tal y como está ahora, ofreciendo una protección necesaria para estos jóvenes, pero no vamos a negociar los beneficios de los 'soñadores' por el financiamiento del muro", advirtió el congresista.

También en materia migratoria, Grijalva dijo apoyar la reciente decisión de la Casa Blanca de terminar con la política "pies mojados/pies secos", que amparaba desde 1995 a los cubanos que lograban poner pie en EE.UU.


Advertisement

"Ahora que han mejorado las relaciones con Cuba, no había necesidad de mantener esta política", dijo el demócrata, que recalcó que con esta medida, de ninguna manera, se niegue la posibilidad a los cubanos de solicitar asilo político.

"Ahora deberán cumplir con los requisitos que imponemos a otros inmigrantes, como son las madres centroamericanas con sus hijos o los refugiados de Haití", explicó.

Grijalva también expresó su preocupación ante el efecto que las políticas migratorias y económicas de la administración Trump puedan tener en las relaciones con México, después de una campaña en la el magnate prometió deportaciones masivas y revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA en inglés).

"La idea de renegociar nuevamente NAFTA es una propuesta sumamente peligrosa. Trump ha dicho que va poner más impuestos a productos que sean importados desde México, algo que puede poner en peligro a la economía de ambos países", consideró.

Esto se debe, en su opinión, y a pesar de que muchos políticos no quieran reconocerlo, a que la economía de ambos países está entrelazada, especialmente en estados fronterizos como Arizona.

"Si la economía de México sufre, entonces es muy probable que nuevamente veamos un nuevo flujo de gente buscando nuevas oportunidades y viniendo a los Estados Unidos", advirtió el demócrata.

De acuerdo cifras del centro Pew Research, un millón de mexicanos regresaron desde Estados Unidos a su país entre 2009 y 2014, debido principalmente a la crisis económica que devino del estallido de la burbuja migratoria.

Por otro lado, durante este mismo periodo 870.000 mexicanos migraron a Estados Unidos. Este flujo migratorio de mexicanos hacia EE.UU, es el menor reportado desde la década de 1990.

Grijalva, hijo de un inmigrante mexicano, criticó además la propuesta de Trump de construir un "gran muro" a lo largo de la frontera con México, el cual al principio será financiado por el Congreso federal, pero después México reembolsaría.

Para el representante por Arizona, un muro separara a ambos países y ratificara la postura "anti-México" de Trump que comenzó desde el momento que anunció su candidatura a la Presidencia con incendiarias declaraciones en las que tachó a los indocumentados que llegaban por la frontera sur de "criminales y violadores".

En su opinión, Trump quiere convertir a México en un "ejemplo" para otros y demostrar su poder político.

Debido a ello, Grijalva forma parte de la cincuentena de congresistas que no asistirán a la toma de posesión de Trump este viernes.

En su lugar llevara a cabo un foro público en Tucson (Arizona) para hablar sobre el futuro de la reforma sanitaria conocida como Obamacare y que se ha convertido en uno de los principales objetivos de Trump y los republicanos en este inicio de periodo legislativo.

"La presidencia de los EE.UU es el puesto más importante en el mundo, el comportamiento de la persona que ocupe este puesto debe ser presidencial y hasta ahora Trump no ha demostrado este comportamiento", dijo Grijalva al defender su decisión de no estar este viernes en Washington DC. EFEUSA