Los Ángeles, 24 ene (EFEUSA).- El icónico actor mexicano Anthony Quinn vuelve a abrazar a Los Ángeles desde el mural "El papa de Broadway" después de que hoy se inaugurase la obra, que fue objeto de un trabajo de restauración de dos años.

"El ascenso de Anthony Quinn desde los humildes comienzos de inmigrantes hasta el reconocimiento mundial sigue inspirando a muchos aquí en la ciudad de Los Ángeles y debemos mantener ese espíritu en nuestra comunidad", explicó a Efe José Huizar, concejal de la ciudad.

La restauración de la obra de Eloy Torrez, de 70 pies de altura, hace parte del programa Bringing Back Broadway, iniciativa que pretende recuperar los espacios de la calle Broadway, donde se pintó el mural en 1985.

"Para mí, Anthony Quinn, y sus múltiples personajes, representaba cómo yo me identificaba y la diversidad de la ciudad", dijo Torrez, quién formó parte del equipo de restauración y hoy develó nuevamente la obra.

Quinn nació en Chihuahua (México) en 1915 y poco después emigró a Los Ángeles, donde creció en los vecindarios históricamente latinos.

Su versatilidad como actor lo llevó a representar personajes muy diferentes a su origen, como en "La strada" (1954), "Lawrence de Arabia" (1962) o "Zorba, el griego" (1964).

El actor fue el primer actor mexicano en ganar dos premios Oscar, por sus interpretaciones en "Lust for life" (1956) y "¡Viva Zapata!" (1952), en ambos casos al mejor actor de reparto.


Advertisement

En el mural, Torrez presentó al actor como un símbolo cristiano con los brazos extendidos, las rodillas ligeramente dobladas y la cabeza agachada, en una postura similar a la de Jesús cuando fue crucificado.

El impacto de la obra ha permanecido por años y se ha convertido en un tradicional lugar de visita de los turistas que viajan a la ciudad californiana.

"Espero que este mural resuene y esté con nosotros por 100 o 150 años. No hay razón para permitir que desaparezca arte como éste", advirtió hoy el también actor Edward James Olmos.

Para los familiares de Quinn, la restauración de la obra llega en un momento justo para que los latinos puedan seguir inspirándose en la ardua labor del mexicano.

"En estos tiempos tan frágiles, nuestra juventud está necesitada de un modelo a seguir. Este mural se convirtió en el letrero de Hollywood de la comunidad latina y nos recuerda de la ética, unidad, creatividad y la diversidad de nuestra sociedad", recordó Valentina Castellani, nuera del actor. EFEUSA