Washington, 24 ene (EFEUSA).- El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, reiteró hoy que no hay "evidencia alguna" de fraude electoral durante las elecciones de 2016, después de que el presidente del país, Donald Trump, reiterara que varios millones de indocumentados votaron por Hillary Clinton.

Las declaraciones del dirigente republicano se producen un día después de que Trump afirmara ante Ryan y otros líderes del Congreso en una reunión en la Casa Blanca que perdió el voto popular sólo porque entre 3 y 5 millones de "ilegales" votaron por la aspirante demócrata.

"No he visto ninguna evidencia en ese sentido. Lo he dicho muy, muy claro", dijo Ryan hoy ante los periodistas, reiterando su posición sobre las alegaciones de Trump respecto al fraude electoral.

Trump se hizo con la victoria electoral en noviembre pasado frente a Clinton por el sistema de colegio electoral, con 304 votos electorales a su favor por 227 de Clinton, pero la exsecretaria de Estado logró casi 3 millones de votos más que Trump en todo el país.

"Además de ganar el Colegio Electoral por mucho, gané el voto popular si restan los millones de personas que votaron ilegalmente", afirmó entonces el magnate en su cuenta de Twitter.

Pese a que las comisiones electorales y otros funcionarios han reiterado que eso no es cierto, el multimillonario sigue sembrando dudas sobre el proceso electoral.

El senador republicano y exaspirante presidencial Lindsey Graham le ha llegado a rogar que deje de insistir en el fraude electoral.


Advertisement

"Le suplico al presidente, comparta con nosotros la información que tiene sobre esto o por favor deje de decirlo", indicó el senador.

"De hecho, me gustaría que hiciera más que dejar de decirlo, me gustaría que dijera: 'Después de analizarlo, estoy seguro de que las elecciones fueron justas y precisas y que las personas que votaron votaron legalmente'", agregó Graham, que advirtió de que, si el magnate no rectifica, su cerrazón va "a socavar su capacidad para gobernar el país". EFEUSA