México, 25 ene (EFEUSA).- El relator especial de la ONU, Michel Forst, afirmó hoy que en México hay un "patrón de violencia" contra los defensores de derechos humanos y periodistas, y que este no se solucionará mientras la impunidad "siga siendo endémica" en el país.

En la presentación en la Ciudad de México de las recomendaciones preliminares de su visita oficial, que comenzó el 16 de enero, el relator destacó que es "urgente" combatir la impunidad, que alcanza la tasa "extremadamente alta" del 98 % en los delitos.

"La protección de las personas defensoras de derechos humanos y su búsqueda de justicia seguirá persistiendo como un problema mientras la impunidad siga siendo endémica en el país", alerta el documento elaborado por Forst.

El relator llamó a las autoridades a fortalecer el mecanismo nacional de protección de defensores y periodistas, destinando los recursos suficientes y otorgando equipo de protección confiable, y "destruir el patrón de violencia" que afecta a estos colectivos.

Los defensores, valoró Forst, son en ocasiones "atacados" por servidores públicos y otros actores "que los muestran como enemigos del Estado o en contra del desarrollo, que son ecoterroristas incluso".

"El hecho de que esta imagen tan negativa esté en boca de oficiales de alto nivel es una señal muy mala que se le manda a toda la población", afirmó el relator de la ONU sobre la situación de defensores y defensoras de derechos humanos.


Advertisement

Abogó por que se hagan declaraciones públicas acerca del "papel positivo" de los defensores y de cómo son "agentes de cambio y no enemigos del Estado".

Durante las jornadas de trabajo, planeadas para constatar si los defensores trabajan en un ambiente "seguro" y "propicio", el relator visitó Chihuahua, Guerrero, Oaxaca y el Estado de México.

Forst mantuvo encuentros con autoridades de todos los órdenes de Gobierno, organizaciones civiles y más de 800 defensores de 24 estados diferentes.

Como resultado de estas reuniones, destacó que "obviamente" los periodistas del país están en riesgo, por el elevado número de ataques, hostigamientos y asesinatos, al menos 120 desde el año 2000.

En los grupos que requieren una mayor atención también englobó las pueblos indígenas, para quienes pidió que se proteja su derecho a la consulta cuando se proponen proyectos que amenazan los recursos naturales de la comunidad.

El proceso de consulta que se sigue actualmente "no cumple con los protocolos internacionales", indicó Forst, a quien activistas indígenas han asegurado que a los habitantes se les entregan documentos largos con lenguaje complicado o que no los entienden porque no hablan español.

Asimismo, pidió que México ponga en marcha mecanismos de protección específicamente diseñados para defensoras de derechos humanos y periodistas, quienes enfrentan riesgos añadidos solo por ser mujeres.

Forst expresó su confianza en las autoridades mexicanas y comentó que el hecho de que el país haya decidido aprobar una ley para la protección de defensores y periodistas "es algo muy bueno".

"La ley en México no es una ley modelo, pero sí una muy buena que puede fortalecerse y que reconoce que hay un problema", aseveró.

Entre las recomendaciones recogidas por Forst también hay peticiones a las empresas para que se abstengan de realizar "intimidaciones verbales, físicas o legales" contra los defensores del medio ambiente.

A las organizaciones de la sociedad civil, el relator les animó a "que se junten, que creen redes", porque esta es "la mejor protección".

El reporte final de Forst de la visita será presentado en marzo de 2018 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, tras lo cual el Gobierno mexicano tendrá la posibilidad de anexar sus propias observaciones y recomendaciones.

El relator avanzó que ha mostrado su disposición para regresar al país y dar seguimiento a las recomendaciones, si bien no especificó fecha, porque esta ha de ser concretada por las autoridades mexicanas. EFEUSA