Denver (CO), 25 ene (EFEUSA).- Veteranos dirigentes hispanos de Denver, Colorado, expresaron hoy la necesidad de "promover la sanación" de la comunidad latina local a través de la indemnización de la familia de Jessica Hernández, la joven de 17 años abatida hace dos años por policías a los cuales no se presentaron cargos.

"La vida de los latinos es tan valiosa como las vidas de aquellos oficiales que ahora no enfrentarán ninguna consecuencia por sus acciones", manifestó en declaraciones enviadas a Efe Lisa Calderón, copresidente del Foro Latino de Colorado (CLF).

Calderón se refirió así a la decisión, anunciada este lunes por el jefe de policía de Denver, Robert White, de no presentar cargos contra los oficiales Gabriel Jordan y Daniel Greene, quienes dispararon contra Hernández al negarse a salir del auto que conducía (un vehículo robado) y aceleró en dirección de Jordan.

"Es hora que el jefe White le dé a nuestra comunidad la consideración y el respecto que merecemos", sostuvo la dirigente.

Una manera concreta de expresar esa consideración sería "darle una medida de justicia" a la familia Hernández al llegar a un acuerdo extrajudicial sobre la demanda que los padres presentaron contra el Departamento de Policía de Denver (DPD) por uso excesivo de fuerza por parte de los oficiales mencionados.

El pedido del CLF se realizó pocas horas después de que el concejo municipal de Denver aprobase una indemnización de poco menos de 1,6 millones de dólares para Daniel Martínez y su familia, erróneamente golpeados y detenidos dentro de su casa hace casi ocho años. Los sospechosos se habían ido de esa casa hacía más de un mes.


Advertisement

El año pasado, la ciudad de Denver le pagó 65.000 dólares a un recluso, 50.000 al dueño de una gasolinera y 41.000 dólares a un exrecluso por demandas de haber sido golpeados innecesariamente por policías.

Por eso, los dirigentes pidieron que DPD "comience a explorar la posibilidad de que la comunidad hispana desarrolle mejores relaciones con las fuerzas del orden".

El CLF instó a los hispanos a acudir a los foros comunitarios convocados por DPD desde esta noche y durante los próximos cuatro días para expresarse a favor de cambios y restricciones en las reglas de uso de fuerza de ese departamento de policía.

"Necesitamos reducir el desproporcionado número de aquellos de nosotros que pierden la vida en manos de la policía", aseveró Rudy Gonzales, copresidente del CLF, quien lamentó que el jefe White no haya tenido hasta el momento una reunión directa con el liderazgo de CLF.

Además de los Hernández, las familias de Joseph Valverde y de Ryan Ronquillo (ambos abatidos por DPD por separado el 2 de julio de 2014) también tienen demandas civiles con DPD aún no resueltas. EFEUSA