México, 27 ene (EFE).- El Gobierno mexicano destinará mil millones de pesos (47,8 millones de dólares) a los consulados del país en Estados Unidos, para reforzar la protección de los migrantes frente a las políticas anunciadas por Donald Trump.

En una reunión celebrada en la residencia oficial de Los Pinos, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, instruyó al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, a que emprendiera esta acción "de manera inmediata", declaró a los medios el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Pablo Escudero.

Los recursos irán destinados a los 50 consulados mexicanos en EE.UU., para que puedan "contratar despachos, asesoría jurídica, traductores, para que nuestros migrantes allá tengan todo el apoyo que requieran", aseveró el legislador al término del encuentro, en el que participaron miembros del Gobierno y representantes de los diferentes grupos parlamentarios.

Aunque el importe de la ayuda consular quedó cifrado en mil millones de pesos, Peña Nieto ordenó "que si se requería más dinero, que se pusiera más dinero", porque la protección de los migrantes es "importantísima".

"Es un mensaje importantísimo para nuestros migrantes que están desesperados", valoró Escudero sobre la medida, tomada una semana después de que llegara al poder Donald Trump, quien ha prometido deportar a millones de migrantes indocumentados que permanecen en EE.UU.

De acuerdo con el senador, no se detalló de qué partida presupuestaria saldrá esta ayuda, pero dijo que él sugirió, en una propuesta remitida al secretario de Hacienda, que se aprovecharan los recursos que el Instituto Nacional Electoral (INE) no empleará para comprar un nuevo edificio.


Advertisement

Durante la reunión, los grupos parlamentarios tuvieron la oportunidad de hablar para buscar líneas de acción que continúen con los trabajos realizados este miércoles y jueves en Washington por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el canciller Luis Videgaray.

Escudero avanzó que se establecerán mesas de trabajo dentro del Congreso y del Senado que trabajarán de forma conjunta con la Cancillería "para diseñar esta política nacional" e impulsar "acciones concretas de hacia dónde" tienen que ir.

Tanto Videgaray como Guajardo, afirmó el senador, dejaron claro a los asistentes "que hay una puerta abierta para seguir negociando, seguir avanzando" en la relación con EE.UU. y que la conversación telefónica que esta mañana mantuvo Peña Nieto con su homólogo estadounidense también siguió esa línea.

Esta semana, Trump firmó la orden para la construcción de un muro a lo largo de toda la frontera entre México y EE.UU., y además pidió la ampliación del número de agentes de control fronterizo y la interrupción de fondos federales para las llamadas "ciudades santuario", que protegen de la deportación a los indocumentados. EFE