Los Ángeles, 1 feb (EFEUSA).- El condado de Santa Clara se sumó a la iniciativa de este martes de la vecina ciudad de San Francisco (California) y anunció la presentación de una demanda contra la Administración de Donald Trump por cortar fondos federales a las denominadas "ciudades santuarios".

La medida, aprobada anoche por la Junta de Supervisores del Condado, será presentada en "el jueves o el viernes" y busca pelear por cerca de 1.000 millones de dólares en fondos federales que recibe el condado y que podría perder si no colabora con las autoridades de Inmigración.

Según señaló el abogado del condado James Williams en un comunicado, los supervisores consideran que la orden presidencial de retener fondos federales para las ciudades y condados que no colaboren con Inmigración es inconstitucional.

Según destacó Williams, la orden ejecutiva "amenaza con perjudicar los gobiernos estatales y locales que no participen en su enfoque agresivo de la aplicación las leyes de inmigración".

El martes, la ciudad de San Francisco presentó una demanda similar contra la orden ejecutiva firmada por Trump el 25 de enero, fecha en la que el presidente rubricó otro decreto por el que destina fondos federales para comenzar la construcción de un muro fronterizo con México a fin de frenar el flujo de indocumentados.

La intención del condado de Santa Clara de demandar a la Administración federal había quedado clara con la respuesta inmediata a las órdenes ejecutivas de la semana pasada.


Advertisement

"Evaluaremos el impacto que tendrán estos pedidos en nuestro condado y residentes, pero tengan en cuenta que no vamos evitar una pelea legal si es necesario", aseguró en su momento el presidente de la Junta de Supervisores, Dave Cortese.

Estas iniciativas se suman a las de la Asamblea de California, cuyo presidente Kevin de León, presentó este martes la Ley de Valores de California, que impediría que los recursos estatales y locales "no sean usados para impulsar deportaciones masivas, separar las familias y, a la larga, maltratar la economía de California".

Si esta medida se aprueba todo el estado de California pasaría de hecho a convertirse en "santuario para inmigrantes", en una abierta confrontación contra la Administración federal.

Con su medida contra las "ciudades santuario", el republicano quiere amedrentar a las cerca de 300 jurisdicciones que rechazan destinar fondos y esfuerzos para cooperar con programas federales que no son de obligatorio cumplimiento, como las detenciones prolongadas de inmigrantes sin orden judicial. EFEUSA