Chicago (IL), 1 feb (EFEUSA).- El Departamento de Policía de Chicago anunció hoy el uso de nuevas tecnologías para responder con mayor rapidez a los tiroteos que se registran en la ciudad, donde el índice de violencia se mantiene alto, con 51 homicidios en enero.

El superintendente Eddie Johnson, sin dar más detalles, informó hoy durante una conferencia de prensa que la cifra representa un aumento de una muerte violenta más que en enero de 2016, el año más violento de las últimas dos décadas.

"Los homicidios y tiroteos se mantienen en niveles inaceptables", indicó en su intervención donde señaló a los distritos de Englewood en el sur, y Harrison y Austin en el oeste, como los más violentos de la ciudad.

Johnson anunció que en dos de esos distritos comenzarán a funcionar centros de inteligencia, donde el uso de tecnología permitirá localizar los tiroteos y comunicar la información por teléfonos inteligentes a las unidades de respuesta.

El presidente Donald Trump, que ha amenazado con una intervención federal en Chicago si no solucionan el problema, volvió a referirse hoy a la violencia "descontrolada" en esta ciudad.

"Si no resuelven el problema, vamos a tener que hacer algo", declaró durante una reunión con líderes afroamericanos en Washington.

Trump, inclusive dijo que le parecía "una gran idea" la sugerencia de un pastor de Ohio, de negociar con las principales pandillas de Chicago la reducción de la violencia callejera a cambio de programas sociales.


Advertisement

No obstante, sus declaraciones fueron rechazadas por el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, quien dijo que el presidente debería actuar en lugar de hablar sobre violencia.

"No tenemos que hablar más, que envíe a los federales", declaró Emanuel, quien reclama un aumento en el número de agentes federales para investigar el tráfico de armas ilegales y la violencia pandillera.

El superintendente de policía no aludió a las pandillas, responsabilizadas de la mayoría de los homicidios, pero dijo que la atención del presidente al problema de la violencia era bienvenida.

"Si el Gobierno quiere ayudar, podría aportar fondos para capacitar mejor a nuestra policía y financiar programas de apoyo a los vecindarios más conflictivos de Chicago", agregó. EFEUSA