Chicago (IL), 2 feb (EFEUSA).- El condado de Milwaukee, en Wisconsin, decidió hoy ofrecer santuario a los inmigrantes indocumentados, en desafío a las órdenes ejecutivas, en su opinión "discriminatorias", del presidente Donald Trump.

En una resolución aprobada por la Junta de Supervisores, se señala que los recientes decretos presidenciales "sientan las bases de un programa de deportación masiva", que convertirá a los indocumentados en prioridad para ser repatriados.

Es por ello que el condado, a pesar de las amenazas de Trump de suspender fondos federales a las ciudades que no colaboren en los programas voluntarios de Inmigración, resolvió "dar prioridad a la unidad familiar" y ofrecer un lugar seguro a los inmigrantes que "contribuyen a la riqueza y vitalidad de la comunidad", agrega la resolución.

Chris Abele, integrante de la junta, declaró a periodistas que es su "deber" enfrentar las acciones ejecutivas de Trump, que "ofenden la Constitución y discriminan a personas según la religión que practican".

Christine Newman Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera, declaró a Efe que su organización se siente orgullosa de esta resolución, que coloca a Milwaukee entre las más de 300 ciudades y condados de Estados Unidos que ofrecen santuario a los indocumentados.

Subrayó que la resolución también establece que el condado no quiere que su policía colabore con Inmigración a través de los programas 287 (g) y Comunidades Seguras.


Advertisement

Según expresó, este mensaje va dirigido al alguacil del condado, David. A. Clarke, quien tiene independencia de acción y habría manifestado su intención de firmar acuerdos con la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Por medio del programa 287 (g), los agentes del orden locales reciben entrenamiento por parte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) y pueden aplicar leyes federales de inmigración.

Por medio de Comunidades Seguras, programa de deportación que Trump restauró la pasada semana, las autoridades locales pueden acceder a bases de datos federales de huellas digitales para determinar la identidad y situación inmigratoria de un detenido sin importar el motivo.

Newman Ortiz informó que su organización y otros grupos de activistas organizan para el 13 de este mes un día sin inmigrantes y refugiados, para presionar a Clarke.

"Queremos hacer un paro laboral, que los inmigrantes cierren sus negocios, saquen a sus niños de las escuelas y salgan a marchar en Milwaukee para usar nuestro poder económico y presionar al alguacil", dijo.

Se estima que en el condado de Milwaukee viven 150.000 de los 340.000 latinos que tiene el estado de Wisconsin. En total, en esta región viven 957.000 personas, según proyecciones de la Oficina del Censo.

Desde que Trump ganó las elecciones presidenciales en noviembre, una ola de jurisdicciones se han declarado santuario, por lo que rechazan colaborar con programas federales que no son de obligatorio cumplimiento, como las detenciones prolongadas de inmigrantes, sin orden judicial, y ciudades como Atlanta y Phoenix estudian sumarse.

Por contra, el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó la pasada semana cumplir con las solicitudes de detención de inmigrantes emitidas por el Gobierno federal para no incurrir en recortes de fondos, tal como advirtió Trump, lo que le supuso protestas por parte de vecinos. EFEUSA