Washington, 2 feb (EFEUSA).- Un grupo de veteranos de guerra advirtió hoy de los riesgos que pueden correr los soldados de EE.UU. en el mundo debido al decreto del presidente Donald Trump que prohíbe temporalmente la entrada al país de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes.

"Es antiestadounidense, es malo para nuestra seguridad nacional, es malo para el mundo", dijo a Efe Paul Rieckhoff, fundador y director de la organización sin ánimo de lucro Veteranos de Irak y Afganistán (IAVA), que reúne a 400.000 excombatientes de las guerras posteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El grupo organizó hoy una rueda de prensa frente al Congreso para mostrar su rechazo al decreto de Trump que suspende durante 120 días el programa de acogida de refugiados y detiene durante 90 días la emisión de visados para ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen.

"Tenemos hermanos y hermanas iraquíes que pelearon con nosotros, lucharon a nuestro lado. Y ahora se les ha cerrado la puerta de Estados Unidos en las narices, es terrible, es inmoral y es malo para nuestras tropas", consideró Rieckhoff, que estuvo en el Ejército entre 1998 y 2007.

Enviado a Irak entre 2002 y 2004, Rieckhoff sobrevivió gracias a la ayuda de tres interpretes iraquíes, que bajo las normas actuales no podrían entrar a EE.UU, aunque sus vidas estuvieran en peligro.


Advertisement

"Es terrible, es inmoral, pero también es malo para nuestras tropas", insistió Rieckhoff, quien consideró que los soldados de EE.UU. en países como Irak recibirán menos ayuda de los habitantes locales porque, ahora, para un iraquí, ayudar a un estadounidense puede suponer una sentencia de muerte.

Aunque Trump evitó ir a la Guerra de Vietnam por un diagnóstico de juanetes, durante la campaña electoral realizó diferentes actos en solidaridad con veteranos de guerra y recaudó dinero para financiar iniciativas de ayuda al empleo o de salud, las principales necesidades de los excombatientes.

El millonario ganó un gran apoyo entre este colectivo, aunque algunos grupos se han mostrado reticentes al decreto sobre musulmanes y refugiados. EFE