Austin (TX), 7 feb (EFEUSA).- Las autoridades del condado de Dallas (Texas) aprobaron hoy una resolución de apoyo a los inmigrantes y refugiados que pide terminar toda colaboración con los responsables federales de inmigración que no sea "esencial".

La iniciativa, que pretende que los cuerpos policiales del condado de Dallas opten por reducir su cooperación con inmigración para proteger a la población indocumentada, fue aprobada hoy por los cuatro comisionados y el juez del condado que integran el tribunal de comisionados del condado de Dallas.

La resolución, no obstante, "no es vinculante", según recogió el periódico local Al Día Dallas.

La sheriff del condado de Dallas, la demócrata Lupe Valdez, estuvo en el punto de mira del gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, en 2015 cuando dijo que el gobernador malinterpretó la política de su institución relativa a los indocumentados.

Aunque el republicano amenazó entonces con suprimir los fondos estatales a este condado, finalmente no lo hizo.

A quién sí retiró los fondos fue al condado de Travis, cuya capital es Austin, dónde la sheriff Sally Hernández decidió reducir su colaboración con los agentes federales en esta materia a partir del 1 de febrero de este año.


Advertisement

De hecho, la reacción del mandatario, férreo opositor a las "ciudades santuario", no se hizo esperar y cortó el mismo día la financiación estatal para Travis, lo que afecta a una partida de un millón y medio de dólares que el condado debía recibir este año de la división de justicia penal de la oficina del gobernador.

Esta división, que en enero proporcionó 300.000 dólares a la oficina del sheriff, dotó de 1,8 millones de dólares el año pasado a este cuerpo policial, lo que representa poco más de un 1 % de su presupuesto total, que asciende hasta 169 millones de dólares.

La resolución del juzgado de Dallas llega el mismo día que el Senado estatal debate en el Capitolio un proyecto de ley que penalizaría a los gobiernos locales y a las universidades del estado sureño que adopten políticas "santuario", es decir, que decidan no colaborar con las autoridades migratorias federales para favorecer la situación de los indocumentados.

De ser aprobado, el proyecto recortará los fondos estatales a las localidades que no comparten sus datos con las autoridades migratorias federales.

La situación de las "ciudades santuario" en Texas volvió a la primera página de la actualidad política cuando, en su discurso anual sobre "el estado del estado" el pasado 31 de enero, Abbott aseguró que prohibirlas está marcado en su agenda como un "elemento de emergencia" de la actual sesión legislativa bianual, que inició el pasado 10 de enero. EFEUSA