Atlanta (GA), 15 feb (EFEUSA).- La barrera del idioma limita las posibilidades de ser elegible para un trasplante de riñón entre aquellos pacientes que lo necesitan, en especial entre hispanos y asiáticos, reveló una investigación.

El estudio, publicado en la edición en línea de la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology, encontró que quienes residían en zonas con un mayor porcentaje (más de un 20 por ciento) de hogares en los que no se hablaba inglés, tenían un 29 por ciento menos de posibilidades de ingresar en la lista de espera para un trasplante de riñón en comparación con aquellos hogares en áreas con mayor población angloparlante.

"Notamos que existe una asociación muy fuerte entre el grado de aislamiento lingüístico y el estatus activo (en el registro de trasplantes). Luego de ajustar las características del vecindario en cuanto al aislamiento lingüístico, educación y pobreza, el efecto de ser de origen hispano no era significativo", declaró a Efe Ed Huang, profesor adjunto de nefrología del Programa de Trasplante de Riñón de Cedars-Sinai y autor del estudio.

El autor señaló que este hallazgo pone en evidencia que aún persisten las disparidades en las listas de espera para un trasplante y que esta discrepancia es en gran parte debido a la barrera del lenguaje inherente al área en la que residen.


Advertisement

"Ha habido esfuerzos considerables por reducir las disparidades raciales y étnicas en los trasplantes de riñón, destacando los importantes cambios que se dieron en 2014 con respecto a la política de asignación. Nuestro estudio analiza un problema que se da antes de que se dé la asignación de órganos, que solo está disponible para quienes son parte de la lista de espera", agregó Huang.

El investigador dijo que es probable que la barrera idiomática no sea la única limitación sino que hay otros factores culturales y educativos, que también juegan un rol en la forma en que estos pacientes se ven afectados.

"Los centros de trasplante y los nefrólogos que refieren (a estos pacientes) deben reconocer que estas poblaciones pueden necesitar atención adicional y guiarlos durante el proceso de evaluación", indicó.

Asimismo, Huang señaló que es importante que estos pacientes y sus familias tomen conciencia de estas barreras y tomen las medidas necesarias para afrontarlas de una mejor forma.

"La comunicación es crítica para la evaluación del paciente y la barrera del lenguaje es difícil de superar, aún con la ayuda de un traductor. Lo mejor para los pacientes es que involucren en el proceso de evaluación a familiares y amigos que hablen bien inglés para que aboguen por ellos", aseveró.

El reporte analizó datos de pacientes que necesitan un trasplante de riñón en todo el país. EFEUSA