Los Ángeles, 16 feb (EFEUSA).- Algunos comercios del área de Los Ángeles no abrieron hoy sus persianas para así reflejar el "peso económico" de los inmigrantes en EEUU y dar un mensaje al presidente Donald Trump.

Los Ángeles se sumó a la campaña nacional "Día sin inmigrantes", que se desarrolla hoy en las principales ciudades del país y que busca destacar el rol de la población inmigrante en el país, y rechazar por ende las recientes medidas ejecutivas que amplía las prioridades para deportar indocumentados.

Juan José Gutiérrez, de la organización Vamos Unidos USA, uno de los promotores de la jornada en el sur de California, señaló que se trata de "hacer una advertencia" para que se vea el peso económico de los inmigrantes en el país.

"Somos inmigrantes y nuestros negocios dependen de los inmigrantes. No estaríamos aquí sin ellos y sin ustedes", escribió hoy en un mensaje de la red social Facebook Pablo Orozco, propietario de un negocio de venta de té por internet.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), el segundo más grande de país, envió el miércoles un mensaje telefónico a todos los padres de familia en el que les pidió que sus hijos no participaran en las marchas y manifestaciones planeadas para hoy.

"Quiero urgir a los estudiantes, a los profesores, que no interrumpan el aprendizaje participando en protestas o marchas durante el día de instrucción", señaló la jefa de personal LAUSD, Alma Peña-Sánchez.


Advertisement

En atención a ese pedido, asociaciones como la Organización de Servicio Comunitario (CSO) programó una protesta a una hora en que las actividades escolares concluyeran.

"Necesitamos enviar un claro mensaje a Donald Trump de que Boyle Heights está unido contra de su agenda", aseguró en una declaración enviada a Efe Carlos Montes, representante de CSO.

Tal como reportan medios locales, en el condado Sonoma, al norte de la Bahía de San Francisco, por lo menos una docena de negocios cerraron sus puertas para participar en la protesta de hoy, al igual que algunas cadenas de supermercados latinos.

Organizaciones como la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) mantuvo sus puertas abiertas debido a la gran demanda de servicios, así como para trabajar de cara a una marcha planeada para el Día Internacional del Trabajo, el 1 de mayo.

No todos los inmigrantes se mostraron de acuerdo con la protesta, entre otras razones porque no distingue entre inmigrantes que han venido legalmente al país y cumplen con todos los requisitos y personas "que han entrado ilegalmente a Estados Unidos".

"No participo en la protesta porque considero que como inmigrante legal no debo estar en contra de la aplicación de la ley", dijo a Efe Mauricio Puerta, dueño de un restaurante en el Valle de San Fernando.

"Pienso que estas protestas en contra de las leyes le hacen daño a la imagen positiva de los inmigrantes", agregó. EFEUSA