Washington, 23 feb (EFE).- Unas 300 personas se manifestaron hoy por las calles de la ciudad californiana de Anaheim (EEUU) para pedir la detención de un policía que disparó su arma en una violenta discusión con unos adolescentes hispanos, suceso grabado en vídeo y cuyas imágenes han generado una fuerte controversia.

Los manifestantes cortaron el tráfico de algunas calles y alzaron pequeñas barricadas, mientras la Policía local trataba de apaciguar los ánimos y evitar incidentes violentos, según informó en su cuenta de Twitter el departamento de Policía de Anaheim, ciudad situada a unos 40 kilómetros de Los Ángeles.

Durante la marcha, los manifestantes lanzaron consignas contra la violencia y el racismo policial, unas acusaciones que se han repetido por decenas de ciudades del país durante los dos últimos años debido a los continuos incidentes entre los agentes y miembros de las minorías afroamericana e hispana.

Según indicó la Policía, los manifestantes se concentraron en una zona residencial de Anaheim, concretamente en la intersección de las calles Euclid y Palais, donde el pasado martes se produjo el altercado entre los adolescentes y el agente, que en ese momento estaba fuera de servicio y no vestía su uniforme.


Advertisement

El incidente comenzó sobre las 14.00 hora local (22.00 GMT) cuando un grupo de jóvenes comenzó a andar por el jardín de la casa del policía y uno de ellos, de 13 años, supuestamente le amenazó, según afirmó este miércoles en un comunicado el departamento de Policía de Anaheim.

Dos vídeos, grabados por testigos y divulgados en Internet, muestran cómo el policía, con gafas de sol, agarra de la sudadera al joven de 13 años, forcejea durante varios minutos con él sobre césped y, entonces, un segundo chico se lanza sobre el agente, lo que tensa la situación.

Entonces, el policía empuja más al muchacho de 13 años, entierra su figura en un seto, echa mano a su cintura, saca rápidamente lo que parece ser una pistola y se oye un solo disparo.

En los vídeos no aparece el agente disparando y solo se ve correr al grupo de adolescentes que contemplaba el incidente.

Las autoridades han acusado de amenazas y agresión al joven de 13 años, que ha sido ingresado en un centro juvenil del condado de Orange, donde se encuentra la ciudad de Anaheim.

Además, el joven que se lanzó sobre el policía, de 15 años, ha sido acusado de asalto y puesto bajo custodia de sus padres, indicó la Policía local.

Mientras tanto, el agente, cuya identidad no ha sido relevada, está colaborando con las autoridades en la investigación interna que ha abierto el departamento de Policía de Anaheim, según indicó el propio cuerpo policial en su nota.

Una vez que concluya la investigación, la fiscalía del condado de Orange decidirá si el suceso debe llegar a los tribunales. EFE