México, 23 feb (EFEUSA).- El secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, aseguró hoy ante altos representantes del Gobierno de México que no habrá deportaciones "masivas" ni operaciones militares contra los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos.

"Quiero dejar muy claro que no va a haber deportaciones masivas" y "el Departamento de Seguridad Nacional actuará conforme a derecho y respetando los derechos humanos", dijo en una declaración en México, en la que aseguró que "no habrá uso de fuerzas militares en operaciones migratorias".

Kelly expresó esta postura después a los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, con los que participó en una declaración de prensa conjunta en la que no admitieron preguntas de los periodistas.

Según Kelly, Estados Unidos mantendrá una "estrecha colaboración con el Gobierno de México" en esos aspectos.

"La amistad de nuestra frontera es importante y lo que une a los funcionarios mexicanos con los funcionarios de Estados Unidos son lazos de responsabilidad y amistad", enfatizó.

Puntualizó que "todas las deportaciones se harán conforme" al "marco legal" y "el enfoque de las deportaciones será sobre gente con antecedentes criminales".

También reveló que con los representantes mexicanos conversaron sobre "la necesidad de reducir las causas de expulsión de migrantes de Centroamérica", de donde proceden muchos de los inmigrantes irregulares que llegan a EE.UU. vía México.


Advertisement

"Lo que sucede en México también afecta a la seguridad de Estados Unidos y, juntos, nuestros países administrarán la frontera con más cruces del mundo", con personal que "trabaja combatiendo la trata de personas, de productos" y otros problemas de ese ámbito, añadió.

Kelly está de visita oficial en el país con el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, que dijo por su parte que durante la reunión con los mandatarios mexicanos se acordó mantener "la ley y el orden en la frontera".

En su mensaje a los medios desde la sede de la Cancillería mexicana, Tillerson indicó que en la reunión con los titulares mexicanos de Exteriores, Gobernación y el de Hacienda, José Antonio Meade, reafirmaron su voluntad de estrechar la cooperación en temas comerciales, de migración legal, seguridad e intercambios educativos.

Calificó como "muy productivo" el intercambio entre ambos países para tener más seguridad y prosperidad y confió en que tendrán "mas reuniones para seguir avanzando en estos debates".

Videgaray afirmó que entre los mexicanos existe "irritación" y "preocupación" por las posturas del Gobierno de Trump sobre el país latinoamericano.

"Existe preocupación e irritación ante lo que se percibe como políticas que pueden ser perjudiciales para los mexicanos", afirmó Videgaray.

A pesar de ese malestar, el secretario de Relaciones Exteriores de México afirmó que existen "coincidencias" entre el Gobierno de Enrique Peña Nieto y su homólogo estadounidense, Donald Trump, pero que el diálogo entre ambas administraciones sobre temas polémicos, como la migración y el comercio, será "largo".

"Hemos expresado a los secretarios Tillerson y Kelly que, en primer lugar, es nuestra preocupación al respeto de los derechos de los mexicanos en los Estados Unidos, en particular sus derechos humanos", explicó Videgaray.

En este sentido, celebró que, del lado estadounidense, hallaron una "profunda coincidencia" en la necesidad de encauzar ello de la mejor manera.

El canciller hizo hincapié también en la "necesidad" de que las decisiones que "afectan a ambos" países sean decididas en conjunto, en aparente alusión a las políticas unilaterales anunciadas por el Gobierno de Trump sobre las deportaciones de inmigrantes a México, sin importar la nacionalidad de los indocumentados, y la construcción de un muro en la frontera común.

Según detalló, las políticas que busca implementar Trump podrían perjudicar tanto a los "intereses nacionales" como a los mexicanos que viven en Estados Unidos o en la nación latinoamericana. EFEUSA