Tucson (AZ), 28 feb (EFEUSA).- La llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y sus nuevas directrices migratorias no han logrado frenar el flujo de familias y de menores no acompañados a través de la frontera con México.

"Estamos viendo que a pesar de los esfuerzos de la administración (Barack) Obama y de los cambios hechos por la administración Trump, los centroamericanos siguen viniendo, porque lo que tenemos en nuestra frontera es una crisis de refugiados que buscan una vida más segura", dijo hoy a Efe Jen Podkul, directora de política de la organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND en ingles).

De acuerdo a las más recientes cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), dadas a conocer el 27 de febrero, desde el pasado 1 de octubre hasta el 31 de enero se detuvo a 25.694 menores de 17 años de edad no acompañados a lo largo de la frontera con México, un incremento del 26 % si se compara con las 20.393 detenciones efectuadas durante el mismo periodo del año 2016.

La agencia federal reportó 54.147 detenciones de familias, frente a las 24.612 del año pasado durante este mismo periodo, lo que representa un incremento del 120 %.

Podkul indicó que con las nuevas directrices migratorias establecidas por la administración Trump, los inmigrantes indocumentados detenidos cruzando la frontera tienen ue pasar más tiempo en centros de detención mientras se tramita sus casos de asilo político.


Advertisement

"Tememos que puedan comenzar a separar a las familias, ya que a los niños no pueden mantenerlos detenidos, pero a los padres sí", dijo la directora de política de KIND.

Texas y de Arizona siguen siendo los estados donde se reporta un mayor flujo migratorio a lo largo de la frontera sur.

Guatemala y El Salvador son los países de los que han llegado más niños no acompañados durante los primeros cuatro meses del año fiscal 2017 de acuerdo con el número de detenciones.

Según CBP, fueron detenidos en el periodo 9.122 menores guatemaltecos y 7.056 salvadoreños.

Durante el pasado mes de enero, CBP reportó un descenso en el arresto de menores no acompañados respecto al mes inmediatamente anterior -4.421 frente a 7.207 del pasado mes de diciembre-, pero si se compara con enero de 2016, la cifra aumentó -4.421 frente a 3.089-.

Jorge Archila, cónsul general de Guatemala en Del Río (Texas) dijo a Efe que durante el presente año se registro una disminución en guatemaltecos adultos, niños no acompañados y unidades familiares cruzando a través del oeste de Texas.

"No tenemos datos específicos (que indiquen) a qué se debe esta disminución, podría ser por el ambiente político o puede ser que estén cruzando por otras áreas. Hasta el momento el proceso de detención continua normal. Los niños son puestos en albergues o reunificados con familias en EE.UU mientras se resuelve su situación migratoria, al igual que las unidades familiares", dijo Archila.

Por su parte, el cónsul general de El Salvador en Arizona y Nuevo Mexico, Germán Banacek, dijo a Efe que en la frontera de Arizona se ha reportado un leve descenso en el flujo migratorio, mientras que por la frontera de Nuevo México se ha registrado un incremento.

Por lo general durante las primeras semanas del año, se registra una baja del flujo migratorio en la frontera con México.

Podkul indico que lo más importante es que estas familias y menores que están cruzando en estos momentos la frontera tengan una representación legal en las cortes.

La activista dijo temer que los menores dejen de acudir a sus cortes migratorias ante la posibilidad de una deportación.

Considera que a pesar de los duros cambios en las políticas migratorias, los inmigrantes indocumentados continuarán llegando.

"En la época de los años 90 la gente venía buscando trabajo, ahora no es así, ahora vienen tratando de salvar sus vidas," finalizó. EFEUSA.