Phoenix (AZ), 28 feb (EFEUSA).- "No somos inmigrantes, estas son nuestras tierras", sentencia el músico indígena huichol Xavier Quijas en entrevista con Efe, en la que asegura que los verdaderos inmigrantes son los anglosajones que ahora les quieren deportar.

"Nosotros, los indígenas, somos los dueños de estas tierras, no somos inmigrantes, los inmigrantes son los güeros, no podemos ser inmigrantes en nuestra propia tierra", dice el músico e investigador mexicano, quien fabrica sus propios instrumentos toltecas.

Oriundo de Guadalajara, aunque con más de 30 años de residencia en Estados Unidos, el artista dice que la música de sus ocho discos representa sus raíces nativas, que no entienden de líneas divisorias.

"Esta música va más allá de las fronteras. En estos tiempos migratorios tan difíciles que se están viviendo, se repiten los ciclos de dominación, cuando nos colonizaron los españoles", indica Quijas sobre la realidad que vive la comunidad inmigrante en EE.UU. tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump.

El artista, que ha actuado en eventos organizados por Naciones Unidos y los premios Nobel, dice que la música puede ayudar a los estadounidenses a entender el origen e historia de su país.

"Los territorios son de los indígenas, pero los invasores pusieron las fronteras. Me pongo a pensar en Donald Trump como el ser más odiado de todo el mundo, pero cuando ellos escuchan mi música y cuento nuestra historias, los norteamericanos (estadounidenses) nos entienden más", explica.


Advertisement

En su casa, poblada de instrumentos de origen ancestral y fuerte olor a copal, incienso utilizado para la purificación indígena, el músico, que porta un enorme "copilli", penacho con plumas de quetzal que simboliza el origen real, recuerda que el origen de Estados Unidos se encuentra en la historia de los nativos.

"Cuando me dicen que soy inmigrante porque soy de México les respondo ¿y esto qué es? Todos somos americanos", comenta Quijas, que lamenta que al anglosajón le gusta la cultura mexicana, su historia y la gastronomía, pero no su presencia en el que ahora es su país.

"A ellos les gusta nuestra mano de obra, los brazos, la fuerza, pero como persona usted no existe. Nos ven como los seres que realizan un trabajo, pero, una vez cumplido, no quieren que tengamos los mismos derechos, buscan que desaparezcamos, pero somos seres humanos, tenemos que vivir y aquí estamos", resalta.

Con doble nacionalidad, asegura sentirse un digno representante de México en Estados Unidos.

Propietario de más de 400 instrumentos ancestrales, en los que destacan las flautas de barro hechas por él mismo, las conchas marinas, los caparazones de tortuga, tambores y el tradicional "silbato de la muerte" representado por un cráneo, define su arte como música que está dentro de la espiritualidad indígena.

"Mi arte abarca muchos tipos de música, la festiva, la de meditación y de sanación. Proviene de los toltecas, quienes fusionan casi todas las culturas y los que son conocidos como gente de conocimiento, es así como fusione todos los sonidos para crear pura música autóctona", dijo.

Quijas, quien tiene una licenciatura en pintura, se ha dedicado a estudiar las culturas prehispánicas, para aprender sobre ellas y transmitir ese conocimiento por medio de música e instrumentos.

Con sus propias manos, el músico e investigador fabrica desde hace años con barro traído de lugares remotos de México flautas antiguas, sonajas y tambores e instrumentos de percusión que, asegura, son réplicas de los usados por naciones indígenas como los mayas y los aztecas.

Este trabajo le permitió colaborar con la película "Apocalypto" (2006), que el director estadounidense Mel Gibson rodó en el dialecto yucateca sobre el final del imperio maya.

"Las grandes culturas estaban en México, últimamente la gente despierta más al conocimiento, quiere saber más de las raíces. En Europa causa mucha sensación todo esto, por desgracia en México surtió efecto la colonización y en las escuelas no enseñan las lenguas nativas, solamente lo básico, y cuentan la historia de los ganadores", lamenta. EFEUSA