México, 1 mar (EFEUSA).- El gobernador del estado mexicano de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, atribuyó hoy a un enfrentamiento entre bandas los 11 cuerpos hallados en el municipio de Boca del Río la noche del martes, horas después del anuncio de un operativo para combatir a los cárteles de las drogas.

"No es una guerra al Gobierno del estado, sino un enfrentamiento entre cárteles del crimen organizado", dijo Yunes a medios de comunicación en el inicio del operativo de seguridad.

El martes, el Gobierno federal anunció la implementación de un operativo especial de seguridad en la zona montañosa central de Veracruz (este del país) para capturar a "objetivos" de la delincuencia organizada.

Sin precisar el número de efectivos, el secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio, dijo que la Gendarmería y el Ejército operarán en nueve municipios del centro del estado, donde viven casi medio millón de habitantes y se registran el 50 % de los homicidios con violencia.

"Tenemos claros los objetivos, quiénes son ellos, e iremos por ellos, por todo lo que representan", sentenció el ministro.

En un mensaje supuestamente dejado por un cártel de las drogas junto a los cadáveres con huellas de tortura de nueve hombres y dos mujeres aparecidos al filo de la medianoche del martes, se leía: "Desde este momento comienza la guerra. Guerra quieren, guerra tendrán".


Advertisement

Boca del Río es un municipio turístico, bastión y centro de mando de Yunes, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y la municipalidad es gobernada por su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez.

"Es un acto de barbarie que preocupa a los veracruzanos y su gobierno, y hemos estado toda la noche con el Grupo de Coordinación Veracruz -encargado de la seguridad del estado- para analizar el tema", dijo hoy el mandatario estatal.

Asimismo, atribuyó el suceso en este estado -uno de los más violentos del país- a un "enfrentamiento entre bandas de la delincuencia organizada", tal y como ocurre en "25 entidades" de las 32 de México.

No obstante, reconoció que desde inicios de año se ha "recrudecido" la violencia en su región, con un "número importante" de homicidios, el 70 % vinculados a la pugna entre cárteles.

Pero "en Veracruz-Boca del Río se habían logrado evitar delitos de alto impacto y en 90 días no había tenido una sola ejecución o secuestro", apuntó.

En diciembre, el primer mes del mandato de Yunes, se contabilizaron 100 asesinatos en Veracruz, la mayoría relacionados con el crimen organizado, y en enero se registraron otros 102 homicidios, según los informes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Según documentos de fuerzas de seguridad, en 2011, el cártel de las drogas de Los Zetas mantenía el control absoluto en las siete regiones más importantes de la entidad.

Pero a partir de 2012 ingresó el Cártel Jalisco Nueva Generación con el propósito de quitar el poder a Los Zetas, que actualmente se halla en una lucha interna en al menos una de las regiones. EFEUSA