Campo de refugiados
Fotografía facilitada hoy, 3 de marzo de 2017, que muestra a una familia iraquí desplazada a un campo de refugiados debido al conflicto entre el Ejército de Irak y el Estado Islámico (EI), en Hamam Ali, al sur de Mosul (Irak), 2 de marzo de 2017. Los civiles de la ciudad iraquí de Mosul siguen sufriendo continuos ataques de los yihadistas. Unas 30.000 personas han huído desde el 19 de febrero, según informa la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). (EFE/Omar Alhayali)

Washington, 6 mar (EFEUSA).- El presidente, Donald Trump, firmó hoy la nueva versión de su polémico veto migratorio, que seguirá prohibiendo la entrada de refugiados al país y detendrá la emisión de visados a los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, todos ellos países de mayoría musulmana.

La Casa blanca confirmó hoy que "esta mañana" se produjo la firma del nuevo decreto, que entrará en vigor a las 00.01 hora local (05.01 GMT) del 16 de marzo y sustituirá al polémico veto emitido el pasado 27 de enero y bloqueado por una decisión judicial.

El mayor cambio incluido en la nueva orden ejecutiva se refiere a Irak, cuyos nacionales vieron cómo se les prohibía la entrada a Estados Unidos el pasado 27 de enero con el anterior decreto.

En esta ocasión, Trump ha decidido permitir la entrada a los iraquíes porque su Gobierno se ha comprometido a colaborar en la investigación de sus nacionales, según explicaron altos funcionarios del Gobierno que pidieron el anonimato durante una llamada con la prensa.

A pesar de que el Gobierno ha sacado a Irak de su lista, ha detenido la emisión de visados durante 90 días a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán.

A diferencia de la anterior orden, en esta se especifica que pueden entrar a Estados Unidos los ciudadanos de esos seis países que tuvieran un visado válido antes de las 17.00 hora local (22.00 GMT) del 27 de enero, la fecha en la que se emitió la primera orden ejecutiva sobre inmigrantes y refugiados.


Advertisement

Ese extremo no quedó claro en el anterior decreto y se produjo un gran caos en los aeropuertos de todo el mundo, pues ciudadanos con visados válidos no pudieron viajar a Estados Unidos.

El nuevo decreto del presidente, Donald Trump, sobre refugiados e inmigrantes no afectará a los ciudadanos que poseen la tarjeta de residente permanente ("green card"), un permiso que permite a los extranjeros trabajar en el país y solicitar la ciudadanía estadounidense.

El Gobierno dejó claro que la nueva orden no afecta a los residentes permanentes, un grupo de ciudadanos que vivió gran confusión en los días siguientes a la proclamación del anterior veto del 27 de enero debido a que las autoridades detuvieron en los aeropuertos a personas con permiso de residencia. EFEUSA