TOLUCA, Edomex 12-Mar .- La Asociación Mexicana de Árbitros se apuntó el primer round para su causa y prácticamente el nocaut completo sobre la FMF y su Comisión Disciplinaria.

Los jugadores Pablo Aguilar, del América, y Enrique Triverio, del Toluca, están al borde de recibir el castigo de un año de suspensión por las agresiones a los silbantes Fernando Hernández y Miguel Ángel Flores, respectivamente.

Ayer, luego de dos horas de reunión entre representantes de 11 clubes de la Liga MX pertenecientes a su Comité de Desarrollo, la FMF informó a través de un comunicado que se aceptaron las solicitudes de apelación por parte de la Comisión de Árbitros respecto a las sanciones que se les impusieron el viernes a Aguilar (10 partidos) y Triverio (8 juegos).

La decisión de admitir las apelaciones y revisar los casos responde a la demanda de la AMA en el sentido de que no se respetó el reporte arbitral original al momento de que la Disciplinaria dictaminara las sanciones del viernes.

Y lo primordial, aparece como una vía "jurídica" para no juzgar de nueva cuenta a los jugadores, lo que habría creado un error de procedimiento en caso de que a su vez los futbolistas decidan apelar ante FIFA o ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

A través de las apelaciones se intenta complacer a los árbitros y resolver así el problema del paro laboral que amenazaba con extenderse a los partidos de Copa MX y la Jornada 11 de Liga.


Advertisement

Para la decisión de aceptar el recurso de apelación contribuyó que un grupo de los directivos y propietarios de equipos que acudieron a la reunión en la FMF tomaran un papel de intermediación y pidieran que se atendiera a los silbantes.

Entre el grupo que influyó para que se reabrieran los expedientes de Aguilar y Triverio estarían los clubes Pachuca, Guadalajara, Santos Laguna y los pertenecientes a TV Azteca, Atlas y Morelia.

Hoy se haría oficial el dictamen de la Comisión de Apelaciones.