Washington, 15 mar (EFEUSA).- El Comité Judicial del Senado celebró hoy una audiencia sobre la injerencia de Rusia en los procesos democráticos alrededor del mundo, en la que varios expertos coincidieron en que el Kremlin está aprovechando el desarrollo de las nuevas tecnologías para aumentar su influencia en el mundo.

Esa comisión de la Cámara Alta convocó a varios especialistas en distintas materias para analizar el papel ruso en las transferencias de poder alrededor del planeta, en medio de la polémica suscitada por la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales de EEUU el pasado noviembre.

El presidente del comité, el republicano Chuck Grassley, preguntó qué posibilidades hay de que un país con las capacidades tecnológicas de Estados Unidos no detecte un pirateo informático por un ente ajeno como Rusia, a lo que el doctor por la Universidad de Harvard en Ciberseguridad, Ben Buchanan, respondió que ninguna.

Buchanan, quien estudió durante más de un año con "expertos informáticos forenses" si es posible la atribución exacta de los hackeos, explicó que no sólo es posible "sino que las naciones avanzadas como Estados Unidos lo hacen regularmente", en alusión a la exactitud de los informes de la CIA sobre la intromisión rusa.


Advertisement

Por su parte, el también senador republicano Lindsay Graham insistió en que dicha audiencia no pretendía "demonizar a Rusia" sino "exponer lo que están haciendo y sus esfuerzos para romper democracias".

Kenneth Wainstein, exasesor en materia de Seguridad Nacional del expresidente George W. Bush, insistió en que el Kremlin se ayuda de una serie de nuevas tecnologías para "interferir en procesos electorales".

"Es una acción consistente con lo que ha hecho Rusia siempre, (...) pero ahora cuentan con unas tecnologías que no existían en la época de la Guerra Fría", afirmó el experto, quien agregó que a gracias a ellas "logran recuperar su influencia en países donde la habían perdido".

Washington está inmerso en la polémica después de que la inteligencia estadounidense emitiese un informe en el que aseguraba que Moscú influyó en los resultados electorales de noviembre a favor del actual presidente, Donald Trump, y en detrimento de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

La bancada demócrata y parte de la republicana, quien ostenta la mayoría en las dos Cámaras, han solicitado una investigación independiente de lo sucedido, pero de momento el mayor escrutinio está en manos del Congreso.

El próximo lunes, el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja celebrará su primera audiencia pública sobre el caso, donde los directores de las agencias de seguridad e inteligencia testificarán ante los legisladores. EFEUSA