Austin (TX), 15 mar (EFEUSA).- El Senado de Texas aprobó hoy un proyecto de ley que obligará a los transexuales a utilizar el baño que les corresponda según su partida de nacimiento en el caso probable de que la Cámara de Representantes estatal le de su visto bueno final.

La medida, promulgada por el vicegobernador de Texas, el republicano Dan Patrick, fue aprobada por 21 votos a favor y diez en contra.

"La Ley de Privacidad de Texas refleja la decencia y el sentido común de los texanos y protege a las empresas de nuestro estado, dónde hombres, mujeres, niños y niñas deberían usar baños, duchas y vestidores separados en edificios públicos y escuelas públicas ", apuntó Patrick en un comunicado tras la votación del Senado.

En caso de salir aprobada por la Cámara de Representantes, este polémico proyecto requerirá que los transexuales usen los baños de las escuelas públicas, edificios gubernamentales y universidades públicas en función de su "sexo biológico".

Los legisladores de Texas y de otros trece estados han presentado diferentes versiones de esta ley, cuyos partidarios aseguran que ayuda a proteger la privacidad y la seguridad de la población, mientras que los detractores argumentan que discrimina a un grupo minoritario en la sociedad estadounidense.

Estos proyectos se asemejan a una ley aprobada el año pasado en Carolina del Norte, que, además de obligarlos a usar los baños públicos en función de su nacimiento, eliminó varias ordenanzas locales que protegían a la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales).


Advertisement

La ley aprobada en Carolina del Norte desembocó en boicots económicos y la pérdida de importantes eventos deportivos, costando al estado varios cientos de millones de dólares en ingresos, según los medios locales.

Por este motivo, la iniciativa del vicegobernador Patrick ha recibido fuertes presiones de distintos colectivos durante los últimos meses, como un gran grupo de inversores internacionales, artistas famosos y organizaciones deportivas.

Entre otros estudios presentados sobre esta cuestión, el grupo "Keep Texas Open for Business" publicó en diciembre pasado una investigación que afirmaba que la economía del estado sureño podría resentirse en 8.500 millones de dólares y perder unos 185.000 puestos de trabajo si se aprueba la ley.

De hecho, la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) y la Asociación Nacional de Fútbol Americano (NFL) sugirieron a Texas que no apruebe esta propuesta legislativa, pues puede acarrear la cancelación de grandes acontecimientos deportivos, como la Super Bowl o el partido de las estrellas de baloncesto.

Asimismo, más de 135 artistas, entre ellos Lady Gaga y Ariana Grande, hicieron público a principios de febrero un documento en el que se comprometieron a hacer todo lo que esté a su alcance para asegurarse de que sus seguidores se sientan "seguros y bienvenidos" en todos los lugares en los que actúen. EFEUSA