Los Angeles (EE.UU.), 21 mar (EFE).- La selección de Puerto Rico ya está por segunda vez consecutiva en la final del Clásico Mundial de Béisbol, tras vencer por 4-3 en 11 entradas a la de Holanda, y el veterano piloto Edwin Rodríguez, dijo que la clave estuvo en aplicar los fundamentos del juego.

"No estoy sorprendido por la manera como el equipo ha respondido", declaró Rodríguez. "Tal vez la ofensiva de las dos primeras rondas y el pitcheo, pero ante Holanda hicimos un gran béisbol, el de los fundamentos".

El máximo responsable de la selección boricua, que expresa ante los periodistas de forma brillante su filosofía del juego y las valoraciones que hace, definió lo realizado por los jugadores de Puerto Rico como la de su "graduación" y se merecían estar en el juego para definir al campeón.

"Se ejecutaron las jugadas básicas del béisbol, pitcheo, defensa, con las dobles matanzas decisivas, el buen toque de pelota y la agresividad a la hora de correr en las bases", subrayó Rodríguez. "Ganó el equipo que mejor ejecutó las jugadas de fundamento, básicas del juego y me quito el sombrero ante el equipo de Holanda que dirige Hensley Meulens".

Rodríguez, que dijo que la derrota de hace cuatro años ante República Dominicana les sirvió para convencerse que tenían un gran equipo, ahora lo han podido demostrar en plenitud.

"No hay ninguna duda que contamos con un gran banco de talento", destacó Rodríguez. "No sólo en los jugadores que están en la alineación regular sino también tenemos más opciones con los reservas".


Advertisement

Esa realidad fue la que, a diferencia de lo que sucedió en el 2013, cuando nadie apostaba por el equipo y se convirtieron en la gran sorpresa, le ha hecho tener desde el inicio toda la confianza que podían llegar a la gran final.

"En el 2013 descubrimos toda la clase de talento que había en el equipo, y que hemos incrementado de manera considerable con los peloteros que han llegado para disputar el Clásico", subrayó el piloto de Puerto Rico.

Ahora Rodríguez dijo que el equipo bajaría la adrenalina de cara a la final, discutirán todos los aspectos con relación al rival que le pueda tocar y estarán listos para alcanzar la victoria en el último partido que van a disputar y que será el decisivo.

En cuanto a que rival prefiere tener en el partido por el título, Rodríguez dijo que tanto Estados Unidos como Japón, con estilos de juego diferentes, tienen grandes equipos y que cualquiera de los dos que pase a la final presentará una gran dificultad.

"En este sentido no tengo ningún tipo de predilección a la hora de pensar en el rival de la final, sino en que nosotros lleguemos mentalizados y listos para hacer de nuevo el mejor juego", agregó. "Debemos sobre todo tranquilizar las emociones, que como es lógico se dispararon tras la victoria frente a Holanda y creo que eso nos va a ayudar muchísimo al igual que las charlas que podamos tener".EFE